Noticias

Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos presenta informe anual sobre la situación de derechos humanos en Honduras en 2018

Publicada en

Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos presenta informe anual sobre la situación de derechos humanos en Honduras en 2018

Descargar

En el informe, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Sra. Michelle Bachelet,  describe la situación de los derechos humanos en Honduras entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2018, con un enfoque en la pobreza y los temas económicos y sociales; la violencia y la inseguridad; la lucha contra la corrupción y la impunidad; el espacio democrático; y la situación de las personas defensoras de derechos humanos, periodistas, pueblos indígenas, mujeres y personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales. El informe también destaca algunas de las actividades de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Honduras y concluye con recomendaciones.

Recomendaciones:

  • Tomar las medidas necesarias para garantizar un acceso justo a la tierra y los recursos naturales, cambiando el enfoque de criminalización de la usurpación de la tierra hacia un enfoque orientado hacia las condiciones socioeconómicas que subyacen al problema;
  • Asegurar que la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social, en coordinación con el poder judicial, ejerza plenamente su mandato de monitorear las condiciones de empleo e imponer sanciones en caso de que se determinen violaciones de derechos laborales.
  • Adoptar una política o plan para guiar a las empresas respecto de sus responsabilidades en materia de derechos humanos, para garantizar que el sector privado ejerza la diligencia debida y evalúe el impacto de las actividades empresariales en los derechos humanos, y que se diseñen remedios para mitigar cualquier impacto en los derechos humanos generado por dichas actividades.
  • Redoblar los esfuerzos para perseguir el crimen organizado en todas sus formas, reconociendo su estrecha conexión con los delitos económicos, incluida la corrupción.
  • Diseñar e implementar un plan de seguridad que permita un progreso medible hacia la desmilitarización de las funciones de orden público; fortalecer la transparencia en materia de defensa y seguridad; y garantizar el desarrollo de una fuerza de policía civil profesional y responsable que esté debidamente depurada y capacitada.
  • Asegurar que la legislación se adopte o revise de acuerdo con los estándares de derechos humanos y otras normas de derecho internacional, priorizando áreas como el uso de la fuerza, el crimen organizado y el control de armas de fuego y municiones, así como la regulación de las empresas de seguridad privada; y reformar la legislación relacionada con el terrorismo y derogar el Artículo 335 del Código Penal.
  • Tomar las medidas necesarias para que las condiciones y políticas de los centros penitenciarios funcionen de acuerdo con los estándares internacionales y para que se implementen medidas alternativas en pleno cumplimiento de las normas internacionales, en particular las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Nelson Mandela)
  • Priorizar las intervenciones que prevengan la institucionalización de los niños/as y persigan el interés superior del niño/a, e incrementar los recursos para la justicia juvenil y la protección de la niñez.
  • Adoptar las reformas legales necesarias para fortalecer la independencia del sector y la carrera profesional, y reformar el proceso de elección del Fiscal General a fin de garantizar la transparencia y la publicidad.
  • Intensificar los esfuerzos para luchar contra la impunidad, en particular de las violaciones de derechos humanos, y promover la coordinación entre las unidades especializadas de la Fiscalía General.
  • Asignar los recursos necesarios para la investigación de las violaciones de derechos humanos que tuvieron lugar en el contexto de las elecciones de 2017, priorizando las muertes y las lesiones; llevar ante la justicia y garantizar la rendición de cuentas del sector seguridad y la aplicación de la ley; y apoyar el acceso a la justicia de las víctimas.
  • Revisar la legislación y las regulaciones que obstaculizan el derecho de acceso a la información pública, abordar la concentración de la propiedad de los medios de comunicación mediante la reforma de la Ley de Telecomunicaciones y despenalizar la difamación y la calumnia.
  • Promover la coordinación entre las entidades estatales con responsabilidades relacionadas con la protección de los defensores de los derechos humanos, entre otras cosas mediante el desarrollo y la adopción de una política integral, basada en los derechos humanos y en la perspectiva de género.
  • Avanzar en el desarrollo de un protocolo inclusivo, basado en los derechos humanos y en un enfoque de género, para la investigación de los delitos contra los defensores de los derechos humanos y el fortalecimiento de la nueva Unidad Especial.
  • Consultar debidamente con los pueblos indígenas, a través de sus instituciones representativas, sobre cualquier ley o reglamento para que se implementen consultas libres, previas e informadas, y redoblar los esfuerzos para delimitar, demarcar, registrar y proteger la integridad de las tierras de los pueblos indígenas.
  • Adoptar medidas especiales de carácter temporal para promover la participación de las mujeres en la vida pública; revisar los protocolos para investigar y procesar la violencia de género y el feminicidio en el cumplimiento de las normas internacionales de derechos humanos; eliminar la prohibición absoluta del aborto, de conformidad con las obligaciones regionales e internacionales del Estado; y ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer.
  • Tomar medidas concretas para eliminar la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, y garantizar investigaciones y enjuiciamientos prontos, eficaces y con enfoque de género de los delitos cometidos contra mujeres y personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales, con la inclusión de recursos efectivos.
  • Reforzar medidas para abordar las necesidades de protección de las personas migrantes, en particular de las que se encuentran en situación de vulnerabilidad; asistir a las víctimas de violencia con riesgo de desplazamiento forzoso; y apoyar el acceso de las personas migrantes retornadas a programas sociales y de empleo.

Finalmente, me gustaría alentar a Honduras a implementar las recomendaciones hechas en mi informe, y que mi Oficina en Honduras está dispuesta a asistir técnicamente.  También deseo expresar mi satisfacción por la cooperación continua que el Gobierno de Honduras ha brindado a mi Oficina y por su compromiso productivo con los mecanismos de las Naciones Unidas.

 Sra. Michelle Bachelet Jeria

Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

  

La versión digital del informe, versión inglés y español,  puede descargarse directamente de www.oacnudh.hn

Síganos en redes sociales para conocer más sobre nuestras actividades:

Facebook: ONUDDHH  Twitter: @ONUDDHH  Instagram: @ONUDDHH            

YouTube: ONUDDHH (OACNUDH Honduras)

Noticias

SEDH y OACNUDH capacitan a servidoras y servidores públicos en derechos de los Pueblos Indígenas y Afro Hondureños

Publicada en

SEDH y OACNUDH capacitan a servidoras y servidores públicos en derechos de los Pueblos Indígenas y Afro Hondureños

Descargar

La Secretaría de Estado de Derechos Humanos (SEDH), y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH), imparten el módulo Vl Derechos de los Pueblos Indígenas y Afro Hondureños, como parte del “Curso Especializado en Derechos Humanos para servidores y servidoras Estatales” SIMOREH.

La implementación del SIMOREH es gracias a la cooperación técnica que brinda, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras OACNUDH. Cabe resaltar que el módulo Vl, busca introducir a los actores estatales en contenidos teóricos y prácticos sobre los derechos de los pueblos indígenas y afro hondureños.

Además, se busca facilitar la revisión, por parte de los funcionarios y las funcionarias, de las obligaciones y recomendaciones con las que cuenta el país sobre los derechos indígenas y afro hondureños, dando inicio al proceso de análisis de las recomendaciones internacionales, a través del SIMOREH.

Durante la jornada de capacitación los/las participantes abordaran los estándares internacionales sobre los derechos de los pueblos indígenas y las obligaciones internacionales contraídas por el Estado de Honduras, teniendo presente la Declaración de los Pueblos Indígenas, el Convenio OIT 169 incluyendo las recomendaciones de la Relatora de la ONU sobre pueblos indígenas entre otros.

El curso tiene como finalidad fortalecer a los funcionarios y las funcionarias, designados como puntos focales de las instituciones del Estado ante el SIMOREH, en estándares internacionales en materia de derechos humanos y en el uso de la herramienta de monitoreo.

Finalmente, en estas jornadas de capacitación se busca identificar posibles actores estatales que permitan sostener acciones futuras del Estado en cuanto replicar el curso de formación, sensibilización en derechos humanos al interior de cada Institución y dar seguimiento a las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos.

Noticias

En el marco de la celebración del día internacional de los derechos humanos y la celebración del 70 aniversario de creación de la Declaración Universal de Derechos Humanos en Honduras

Publicada en

En el marco de la celebración del día internacional de los derechos humanos y la celebración del 70 aniversario de creación de la Declaración Universal de Derechos Humanos en Honduras

Descargar

En el marco de la celebración del día internacional de los derechos humanos y la celebración del 70 aniversario de creación de la Declaración Universal de Derechos Humanos en Honduras, la Oficina del Alto Comisionado, abrió las puertas del Teatro Manuel Bonilla y presentó para las familias hondureñas, la obra teatral La Tempestad.

El pasado mes de julio, esta pieza teatral con profundo mensaje de derechos humanos, fue presentada para celebrar los 40 años de cooperación entre Suiza y Honduras, fue tanto su éxito que la Oficina del Alto Comisionado, decidió traerla nuevamente desde la Mosquitia a la capital de Honduras, Tegucigalpa.

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación COSUDE llegó a Honduras en 1978 y desde esa fecha ha marcado un antes y un después en la defensa, protección y promoción de los derechos humanos en el país.

La Tempestad, dirigida por Tito Ochoa, Graduado en la Academia de las Musas de Praga, es originaria del dramaturgo de William Shakespeare, adaptada a la cosmología de la Mosquitia hondureña e interpretada por un elenco totalmente misquito.

Noticias

En la celebración del 70 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, OACNUDH presenta la obra teatral “La Tempestad”

Publicada en

En la celebración del 70 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, OACNUDH presenta la obra teatral “La Tempestad”

Descargar

Cada 10 de diciembre a nivel mundial, se celebra el Día de los Derechos Humanos, coincidiendo con la fecha en que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948. Nos recuerda también el largo proceso histórico por el que transitamos como humanidad para llegar a este hito histórico: hemos sido crueles y profundamente inhumanos los unos con los otros. Nacida de la devastación de dos guerras mundiales, la gran depresión de los años 30 y el holocausto, la Declaración Universal está encaminada a prevenir tragedias similares y la tiranía y violaciones que las causaron. Pone frente a nosotros caminos para prevenir que nos continuemos haciendo daño y promueve una sociedad con personas libres de miedo y de temor y libres de miseria e indigencia. La Declaración pone un límite a los poderosos e infunde esperanza en los indefensos.

En las siete décadas desde su adopción, la Declaración Universal ha sido el punto de partida para innumerables cambios positivos en las vidas de millones de personas en el mundo, influenciando al menos 90 constituciones y cuantiosa legislación e instituciones nacionales regionales e internacionales.

Desde el Alto Comisionado sostenemos que la DUDH sigue siendo tan relevante hoy como hace 70 años. Ha resistido las pruebas del tiempo y sigue vigente frente a acontecimientos como por ejemplo el advenimiento de nuevas tecnologías y desarrollos sociales, políticos y económicos que sus redactores no hubieran podido prever. Los preceptos de la declaración son tan fundamentales que pueden ser aplicados a cualquier nuevo dilema. La Declaración nos brinda preceptos para regular inteligencia artificial y el mundo digital. Nos da un marco de principios que podemos usar para contrarrestar los efectos del cambio climático en la gente y en el planeta. Nos da la base para asegurar iguales derechos para todos y todas, como las personas LGBTI, que pocos se atrevían a nombrar en 1948, con estas palabras: Toda persona tiene derechos a las libertades de la Declaración Universal “sin distinción de ninguna naturaleza como raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, origen nacional o social, propiedad, nacimiento u otro estatus”. Esta última expresión “otro estatus” han sido frecuentemente citadas para expandir la lista de personas específicamente protegidas. No solamente personas LGBTI, sino personas con discapacidad (quienes tienen una convención para ellos y ellas, adoptada en el año 2006) Personas adultas mayores, pueblos indígenas, minorías de toda clase. Todos y todas.

Sin embargo, también 70 años después, el trabajo que la declaración coloca frente a nosotros, está lejos de estar terminado. Y probablemente, nunca lo estará.

En sus claros 30 artículos, la declaración nos proporciona medidas que, de aplicarse, podrían acabar con la pobreza extrema y las condiciones de vida infrahumanas que todavía millones de personas padecen en el mundo y brindar alimentación, vivienda, salud, educación, trabajo y oportunidades para todos y todas, sin discriminación. Ilumina un futuro para un mundo sin holocaustos, sin tortura ni hambrunas o injusticias. Un mundo donde la miseria sea mínima y nadie sea demasiado rico ni demasiado poderoso para evadir a la justicia. Un mundo donde cada ser humano tiene el mismo valor que otro, no solamente al momento de nacer sino durante toda la vida.

Hoy, amigos y amigas nos reunimos aquí porque compartimos el ideal de que los derechos humanos, contemplados en esta Declaración. Nuestro reconocimiento hoy especialmente, a la incansable e imperiosa labor de los defensores y defensoras en Honduras. Ellos y ellas se encuentran cada día a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos y la democracia mediante su labor, dedicación y sacrificio. Nuestra preocupación por y rechazo a las cobardes campañas de desprestigio y amenazas que sufren por defender la Declaración. Padre Melo, quien se ha excusado por no poder estar aquí, nuestra solidaridad porque usted ha sido nuevamente víctima de una vil campaña. El estado debe investigar estos actos criminales de manera expedita, transparente e imparcial. Nuestro reclamo de justicia para los casos de defensoras y defensores en impunidad: justicia para Berta, para Margarita Murillo, para Carlos Escaleras, Carlos Luna, Jeanette Kawas, Walter Trochez, Eric Alexander Martinez Avila, Vicky Hernandez y Leonela Zelaya, entre otros y otras. Es una lista larga.

Quisiera reconocer el apoyo de USAID que, a través del proyecto Unidos por La Justicia, nos permite disfrutar de la presentación de la obra teatral “La Tempestad”. Esta obra, que cuando la vi en la Mosquitia, me conmovió profundamente por su mensaje de derechos humanos. Gracias Tito por tu trabajo de adaptación y dirección de esta maravillosa obra, gracias a los actores y actrices, por hacernos el honor hoy de compartir el enorme talento que tienen. Y por de alguna manera aterrizar el derecho a la cultura a través de esta obra.

También agradezco a la cooperación internacional por elegir a la Oficina del Alto Comisionado como socia para apoyar al país en la protección y promoción de los derechos humanos. Les agradezco enormemente por la confianza que han depositado en nosotros.

Gracias por la confianza y el acompañamiento de las organizaciones de sociedad civil y los defensores y defensoras de derechos humanos, es un honor coincidir y encontrarnos con ustedes en un horizonte de lucha en común por los derechos humanos. Los y las acompañamos y apoyamos en el compromiso de cada día de defender los derechos humanos.

La Declaración Universal ha sido uno de los avances más constructivos y revolucionarios en la historia de la humanidad. Es el deber de todas y todos cuidar nuestros derechos humanos, exigirlos y luchar por ellos. Que disfruten esta pieza teatral, que contiene un mensaje profundo de derechos humanos.



Noticias

Hacia una sociedad más inclusiva: estándares internacionales sobre los derechos de las personas con discapacidad

Publicada en

Hacia una sociedad más inclusiva: estándares internacionales sobre los derechos de las personas con discapacidad

Estimados y estimadas colegas, señoras delegadas, señores delegados, quisiera agradecer la invitación a participar en este foro nacional de discapacidad.

Creo que el tema que nos convoca este año no puede ser más pertinente para comenzar la segunda década de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, y para reflexionar  sobre los 10 años desde la ratificación de la Convención por parte de Honduras en el febrero de 2008:

¿Cómo asegurar sociedad incluyentes, en las que la discapacidad no sea fuente de discriminación en la ley o la práctica, sociedades que aseguren la participación plena de las personas con discapacidad?.

Colegas, amigos y amigas

Como nos hace notar la Convención, los derechos humanos y el desarrollo están indisolublemente unidos. En ese sentido, debemos pensar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible como instrumentos complementarios. Mientras que la Convención puede ofrecer orientación normativa para la aplicación de la Agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden contribuir a la realización efectiva de los derechos humanos de todas las personas con discapacidad: mujeres y niñas con discapacidad, personas indígenas con discapacidad, refugiados y refugiadas con discapacidad, entre otras.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible representan una oportunidad excepcional para promover el diseño y la implementación de políticas inclusivas de las personas discapacidad, que permitan a su vez avanzar en el cumplimiento de la Convención.

“No dejar a nadie atrás” en la implementación de los ODS significa poner atención a la diversidad. Se trata de un objetivo que 177 Estados han hecho suyo al ratificar la Convención, así también en comprometerse a los ODS.

Sin embargo, me pregunto: ¿Estamos preparados para no dejar a  nadie atrás incluyendo a las personas con discapacidad?

La respuesta es no.

Aunque hemos avanzado, la promesa de cambio que trae la Convención no está alcanzando a todos de la misma manera. La Convención ha permitido posicionar el tema de los derechos de las personas con discapacidad en las agendas internacional y nacionales, pero todavía existen limitaciones en la formulación e implementación de políticas públicas que den respuesta a las demandas y necesidades de la diversidad de las personas con discapacidad.

Las dificultades son variadas y complejas:

  • Dificultades en la identificación de las barreras que limitan el acceso a los derechos por parte de  las personas con discapacidad;
  • Necesidad de replantearse varios modelos de intervención;
  • Insuficientes capacidades técnicas de los operadores;
  • Falta coherencia y coordinación entre sectores;
  • Problemas de financiamiento y sostenibilidad;
  • Falta de mecanismos de participación y rendición de cuentas.
  • Insuficiente información estadística y administrativa;
  • Falta de mecanismos de medición de resultados

En suma, existe una gran demanda por intervenciones públicas con enfoque de derechos, de mejor calidad.

Colegas, amigos y amigas

Les hago un llamado a sumarse al pedido para que se definan de una vez las metodologías necesarias para la desagregación de datos por discapacidad. La falta de datos desagregados nos hace invisibles; una situación que prometimos cambiar hace una década. De este modo, el Sistema de Naciones Unidas puede comenzar a dar asistencia técnica de manera activa a los Estados que todavía no cuentan con dichas herramientas.

Solo trabajando en conjunto – las Naciones Unidas, los Estados y las propias personas con discapacidad – podremos construir sociedades inclusivas para todas las personas, sin distinción, en las que cada uno de nosotros tenga la oportunidad de crecer, desarrollarse y contribuir a nuestras comunidades con dignidad, autonomía e independencia, sin que nadie se quede atrás.