Noticias

En el marco de la celebración del día internacional de los derechos humanos y la celebración del 70 aniversario de creación de la Declaración Universal de Derechos Humanos en Honduras

Publicada en

En el marco de la celebración del día internacional de los derechos humanos y la celebración del 70 aniversario de creación de la Declaración Universal de Derechos Humanos en Honduras

Descargar

En el marco de la celebración del día internacional de los derechos humanos y la celebración del 70 aniversario de creación de la Declaración Universal de Derechos Humanos en Honduras, la Oficina del Alto Comisionado, abrió las puertas del Teatro Manuel Bonilla y presentó para las familias hondureñas, la obra teatral La Tempestad.

El pasado mes de julio, esta pieza teatral con profundo mensaje de derechos humanos, fue presentada para celebrar los 40 años de cooperación entre Suiza y Honduras, fue tanto su éxito que la Oficina del Alto Comisionado, decidió traerla nuevamente desde la Mosquitia a la capital de Honduras, Tegucigalpa.

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación COSUDE llegó a Honduras en 1978 y desde esa fecha ha marcado un antes y un después en la defensa, protección y promoción de los derechos humanos en el país.

La Tempestad, dirigida por Tito Ochoa, Graduado en la Academia de las Musas de Praga, es originaria del dramaturgo de William Shakespeare, adaptada a la cosmología de la Mosquitia hondureña e interpretada por un elenco totalmente misquito.

Noticias

En la celebración del 70 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, OACNUDH presenta la obra teatral “La Tempestad”

Publicada en

En la celebración del 70 Aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, OACNUDH presenta la obra teatral “La Tempestad”

Descargar

Cada 10 de diciembre a nivel mundial, se celebra el Día de los Derechos Humanos, coincidiendo con la fecha en que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948. Nos recuerda también el largo proceso histórico por el que transitamos como humanidad para llegar a este hito histórico: hemos sido crueles y profundamente inhumanos los unos con los otros. Nacida de la devastación de dos guerras mundiales, la gran depresión de los años 30 y el holocausto, la Declaración Universal está encaminada a prevenir tragedias similares y la tiranía y violaciones que las causaron. Pone frente a nosotros caminos para prevenir que nos continuemos haciendo daño y promueve una sociedad con personas libres de miedo y de temor y libres de miseria e indigencia. La Declaración pone un límite a los poderosos e infunde esperanza en los indefensos.

En las siete décadas desde su adopción, la Declaración Universal ha sido el punto de partida para innumerables cambios positivos en las vidas de millones de personas en el mundo, influenciando al menos 90 constituciones y cuantiosa legislación e instituciones nacionales regionales e internacionales.

Desde el Alto Comisionado sostenemos que la DUDH sigue siendo tan relevante hoy como hace 70 años. Ha resistido las pruebas del tiempo y sigue vigente frente a acontecimientos como por ejemplo el advenimiento de nuevas tecnologías y desarrollos sociales, políticos y económicos que sus redactores no hubieran podido prever. Los preceptos de la declaración son tan fundamentales que pueden ser aplicados a cualquier nuevo dilema. La Declaración nos brinda preceptos para regular inteligencia artificial y el mundo digital. Nos da un marco de principios que podemos usar para contrarrestar los efectos del cambio climático en la gente y en el planeta. Nos da la base para asegurar iguales derechos para todos y todas, como las personas LGBTI, que pocos se atrevían a nombrar en 1948, con estas palabras: Toda persona tiene derechos a las libertades de la Declaración Universal “sin distinción de ninguna naturaleza como raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política, origen nacional o social, propiedad, nacimiento u otro estatus”. Esta última expresión “otro estatus” han sido frecuentemente citadas para expandir la lista de personas específicamente protegidas. No solamente personas LGBTI, sino personas con discapacidad (quienes tienen una convención para ellos y ellas, adoptada en el año 2006) Personas adultas mayores, pueblos indígenas, minorías de toda clase. Todos y todas.

Sin embargo, también 70 años después, el trabajo que la declaración coloca frente a nosotros, está lejos de estar terminado. Y probablemente, nunca lo estará.

En sus claros 30 artículos, la declaración nos proporciona medidas que, de aplicarse, podrían acabar con la pobreza extrema y las condiciones de vida infrahumanas que todavía millones de personas padecen en el mundo y brindar alimentación, vivienda, salud, educación, trabajo y oportunidades para todos y todas, sin discriminación. Ilumina un futuro para un mundo sin holocaustos, sin tortura ni hambrunas o injusticias. Un mundo donde la miseria sea mínima y nadie sea demasiado rico ni demasiado poderoso para evadir a la justicia. Un mundo donde cada ser humano tiene el mismo valor que otro, no solamente al momento de nacer sino durante toda la vida.

Hoy, amigos y amigas nos reunimos aquí porque compartimos el ideal de que los derechos humanos, contemplados en esta Declaración. Nuestro reconocimiento hoy especialmente, a la incansable e imperiosa labor de los defensores y defensoras en Honduras. Ellos y ellas se encuentran cada día a la vanguardia de la defensa de los derechos humanos y la democracia mediante su labor, dedicación y sacrificio. Nuestra preocupación por y rechazo a las cobardes campañas de desprestigio y amenazas que sufren por defender la Declaración. Padre Melo, quien se ha excusado por no poder estar aquí, nuestra solidaridad porque usted ha sido nuevamente víctima de una vil campaña. El estado debe investigar estos actos criminales de manera expedita, transparente e imparcial. Nuestro reclamo de justicia para los casos de defensoras y defensores en impunidad: justicia para Berta, para Margarita Murillo, para Carlos Escaleras, Carlos Luna, Jeanette Kawas, Walter Trochez, Eric Alexander Martinez Avila, Vicky Hernandez y Leonela Zelaya, entre otros y otras. Es una lista larga.

Quisiera reconocer el apoyo de USAID que, a través del proyecto Unidos por La Justicia, nos permite disfrutar de la presentación de la obra teatral “La Tempestad”. Esta obra, que cuando la vi en la Mosquitia, me conmovió profundamente por su mensaje de derechos humanos. Gracias Tito por tu trabajo de adaptación y dirección de esta maravillosa obra, gracias a los actores y actrices, por hacernos el honor hoy de compartir el enorme talento que tienen. Y por de alguna manera aterrizar el derecho a la cultura a través de esta obra.

También agradezco a la cooperación internacional por elegir a la Oficina del Alto Comisionado como socia para apoyar al país en la protección y promoción de los derechos humanos. Les agradezco enormemente por la confianza que han depositado en nosotros.

Gracias por la confianza y el acompañamiento de las organizaciones de sociedad civil y los defensores y defensoras de derechos humanos, es un honor coincidir y encontrarnos con ustedes en un horizonte de lucha en común por los derechos humanos. Los y las acompañamos y apoyamos en el compromiso de cada día de defender los derechos humanos.

La Declaración Universal ha sido uno de los avances más constructivos y revolucionarios en la historia de la humanidad. Es el deber de todas y todos cuidar nuestros derechos humanos, exigirlos y luchar por ellos. Que disfruten esta pieza teatral, que contiene un mensaje profundo de derechos humanos.



Noticias

Hacia una sociedad más inclusiva: estándares internacionales sobre los derechos de las personas con discapacidad

Publicada en

Hacia una sociedad más inclusiva: estándares internacionales sobre los derechos de las personas con discapacidad

Estimados y estimadas colegas, señoras delegadas, señores delegados, quisiera agradecer la invitación a participar en este foro nacional de discapacidad.

Creo que el tema que nos convoca este año no puede ser más pertinente para comenzar la segunda década de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, y para reflexionar  sobre los 10 años desde la ratificación de la Convención por parte de Honduras en el febrero de 2008:

¿Cómo asegurar sociedad incluyentes, en las que la discapacidad no sea fuente de discriminación en la ley o la práctica, sociedades que aseguren la participación plena de las personas con discapacidad?.

Colegas, amigos y amigas

Como nos hace notar la Convención, los derechos humanos y el desarrollo están indisolublemente unidos. En ese sentido, debemos pensar la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible como instrumentos complementarios. Mientras que la Convención puede ofrecer orientación normativa para la aplicación de la Agenda 2030, los Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden contribuir a la realización efectiva de los derechos humanos de todas las personas con discapacidad: mujeres y niñas con discapacidad, personas indígenas con discapacidad, refugiados y refugiadas con discapacidad, entre otras.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible representan una oportunidad excepcional para promover el diseño y la implementación de políticas inclusivas de las personas discapacidad, que permitan a su vez avanzar en el cumplimiento de la Convención.

“No dejar a nadie atrás” en la implementación de los ODS significa poner atención a la diversidad. Se trata de un objetivo que 177 Estados han hecho suyo al ratificar la Convención, así también en comprometerse a los ODS.

Sin embargo, me pregunto: ¿Estamos preparados para no dejar a  nadie atrás incluyendo a las personas con discapacidad?

La respuesta es no.

Aunque hemos avanzado, la promesa de cambio que trae la Convención no está alcanzando a todos de la misma manera. La Convención ha permitido posicionar el tema de los derechos de las personas con discapacidad en las agendas internacional y nacionales, pero todavía existen limitaciones en la formulación e implementación de políticas públicas que den respuesta a las demandas y necesidades de la diversidad de las personas con discapacidad.

Las dificultades son variadas y complejas:

  • Dificultades en la identificación de las barreras que limitan el acceso a los derechos por parte de  las personas con discapacidad;
  • Necesidad de replantearse varios modelos de intervención;
  • Insuficientes capacidades técnicas de los operadores;
  • Falta coherencia y coordinación entre sectores;
  • Problemas de financiamiento y sostenibilidad;
  • Falta de mecanismos de participación y rendición de cuentas.
  • Insuficiente información estadística y administrativa;
  • Falta de mecanismos de medición de resultados

En suma, existe una gran demanda por intervenciones públicas con enfoque de derechos, de mejor calidad.

Colegas, amigos y amigas

Les hago un llamado a sumarse al pedido para que se definan de una vez las metodologías necesarias para la desagregación de datos por discapacidad. La falta de datos desagregados nos hace invisibles; una situación que prometimos cambiar hace una década. De este modo, el Sistema de Naciones Unidas puede comenzar a dar asistencia técnica de manera activa a los Estados que todavía no cuentan con dichas herramientas.

Solo trabajando en conjunto – las Naciones Unidas, los Estados y las propias personas con discapacidad – podremos construir sociedades inclusivas para todas las personas, sin distinción, en las que cada uno de nosotros tenga la oportunidad de crecer, desarrollarse y contribuir a nuestras comunidades con dignidad, autonomía e independencia, sin que nadie se quede atrás.

Noticias

En el 70 aniversario de la Declaración Universal de derechos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Honduras y la Secretaria de Derechos Humanos, firman acuerdo de cooperación técnica

Publicada en

En el 70 aniversario de la Declaración Universal de derechos, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas en Honduras y la Secretaria de Derechos Humanos, firman acuerdo de cooperación técnica

Descargar

Tegucigalpa 10 de diciembre de 2018- En el día internacional de los derechos humanos y la conmemoración de los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tendrá lugar la firma de carta de acuerdo, entre la Secretaría de Derechos Humanos y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras(OACNUDH), a cargo de la Ministra Karla Cueva y la Representante de la OACNUDH – Honduras, María Soledad Pazo.

La carta de acuerdo tiene como propósito delinear las áreas de cooperación técnica entre la OACNUDH- Honduras y la SEDH en materia de derechos humanos, en las siguientes temáticas: 1) Educación en derechos humanos, 2) Políticas Públicas 3) Armonización Legislativa, 4) Defensores/as de derechos humanos y 5) Personas desplazadas por violencia.

Para la puesta en marcha de este acuerdo se establecerán mesas técnicas de trabajo quienes tendrán a su cargo el desarrollo de un plan de trabajo, con acciones en cada una de las 5 áreas temáticas identificadas por las instituciones involucradas. Este plan de trabajo será desarrollado por los y las responsables de las Direcciones de dicha Secretaría de Estado, con la cooperación técnica de las/ los coordinadores (as) temáticos de la OACNUDH.

   Además, al término de 12 meses de la firma de esta Carta, la Secretaría de Estado de Derechos Humanos, conjuntamente con la OACNUDH- Honduras, elaborarán un informe final que incluya información relevante sobre los avances del plan de trabajo, lecciones aprendidas y buenas prácticas.

 La firma del acuerdo representa la continuidad de los esfuerzos de cooperación técnica de la OACNUDH- Honduras, desarrollados desde el 2016 hasta la fecha, a la Secretaria de Derechos, buscando contribuir al fortalecimiento de esta Secretaria de Estado como institución rectora en materia de derechos humanos,   para respetar, proteger y realizar los derechos humanos para todas las personas.

Noticias

Derechos Humanos de la Mujer y Género

Publicada en

Derechos Humanos de la Mujer y Género

Descargar

Tegucigalpa. – En el marco del desarrollo de la “Academia de Parlamentarias “Mujeres Políticas: construyendo más democracia, más equidad” la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) en conjunto con la Entidad del Sistema de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres (ONU Mujeres) realizaron una mesa de trabajo enfocada en el ABC de la Teoría de Género y los Derechos Humanos, la actividad se centró en dialogar sobre los temas centrales de estas áreas, sus implicaciones y particularidades, factores que son de  utilidad para el desarrollo de los Módulos de la Academia, así como en el desarrollo de su labor parlamentaria.

Una de las expositoras durante la jornada fue la Representante de País de la OACNUDH María Soledad Pazo, que destacó la importancia de la labor de las mujeres parlamentarias; “reconocemos el rol central que tienen ustedes, como mujeres, lideresas y parlamentarias en generar un impacto significativo en las condiciones de vida de las mujeres hondureñas y de la población hondureña en general”

En cuanto al tema de derechos humanos, la discusión se centró sobre sus principios básicos, así como las obligaciones del Estado que se derivan de éstos, los principales instrumentos internacionales relacionados con los derechos de las mujeres y el funcionamiento de Sistema Internacional de Protección de los Derechos Humanos y de forma general se dialogó sobre la posible contribución parlamentaria efectiva en materia de derechos humanos.

Las otras aristas abordadas durante el proceso fueron; Mecanismos Internacionales de Derechos Humanos, Sistema Universal de Derechos Humanos y las Recomendaciones realizadas a Honduras por el Sistema Universal de Derechos Humanos.

La Academia de Parlamentarias es una iniciativa del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD), el Instituto Nacional Demócrata (NDI), OXFAM Honduras y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, la Academia de Parlamentarias se implementó por primera vez en el año 2014. Como producto de ese trabajo, las diputadas formularon una agenda interpartidaria de género que concretó acciones y avances en los temas de empoderamiento económico de la mujer, violencia de género, participación política de las mujeres y presupuestos etiquetados.

Para la legislatura 2018-2022, se pretende brindar a la nueva generación de legisladoras, las herramientas y conocimientos actualizados que contribuyan a optimizar su gestión legislativa para abordar y proponer soluciones a los principales problemas del país en general y de las mujeres en particular.