OACNUDH en Honduras

OACNUDH condena el asesinato del periodista Germán Vallecillo Jr. y del camarógrafo Jorge Posas e insta a investigación pronta y exhaustiva de los hechos

OACNUDH condena el asesinato del periodista Germán Vallecillo Jr. y del camarógrafo Jorge Posas e insta a investigación pronta y exhaustiva de los hechos

TEGUCIGALPA (02 de julio de 2020) – La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) condena la muerte violenta del periodista Germán Vallecillo Jr. y del camarógrafo Jorge Posas del canal de televisión 45 TV. De acuerdo a la información documentada por la Oficina, el periodista y su camarógrafo fueron víctimas de un ataque con arma de fuego en las cercanías del Residencial El Naranjal, ciudad de la Ceiba, en horas del mediodía del miércoles 2 de julio.

OACNUDH ha recibido información de las autoridades del Estado según la cual cinco personas han sido detenidas por la presunta comisión de los hechos. En el marco de su mandato, OACNUDH hace un llamado a las autoridades a realizar una investigación independiente, pronta e imparcial que permita el esclarecimiento de los hechos y la efectiva persecución y sanción de los autores materiales e intelectuales. En dichas investigaciones deben agotarse todas las líneas de investigación, incluida la actividad periodística, y tomar en cuenta las amenazas y ataques previos que se habían producido, e incluso denunciado.

OACNUDH ha enfatizado la importancia de que las y los periodistas ejerzan su labor en un ambiente seguro. En ese sentido, la Oficina recuerda que el Plan de acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad señala: “Cada periodista asesinado o neutralizado por el terror es un observador menos de la condición humana. Cada ataque deforma la realidad al crear un clima de miedo y autocensura”[1].  Por su parte, el Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas reitera que, en todas las sociedades, los periodistas y otros profesionales de los medios de información desempeñan un papel decisivo que, sin embargo, se ve gravemente menoscabado por la violencia que sufren numerosos periodistas en el ejercicio de sus obligaciones profesionales.

Por su parte el Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, Michel Forst, en su informe sobre su visita a Honduras en 2018 resaltó que los periodistas son asesinados y objeto de amenaza, intimidación, ataque, campañas de desprestigio y de criminalización por su análisis crítico del contexto político, y por exponer las violaciones de derechos humanos, sus autores y casos de corrupción. Además, citando al CONADEH, señaló que entre 2001 y 2017, al menos 75 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación fueron asesinados. En un 91 % de los casos no ha habido ninguna condena y ninguno de los responsables han sido llevado ante la justicia.

OACNUDH subraya el importante papel de las personas que ejercen el periodismo en la sociedad y recuerda que los ataques a comunicadores sociales, periodistas y medios de comunicación son ataques a la libertad de expresión y una limitación del derecho a la información de toda la sociedad, además de una violación de los derechos humanos de las víctimas.

Plan de acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de la impunidad, disponible en: https://en.unesco.org/sites/default/files/un-plan-on-safety-journalists_es.pdf.

La labor de difundir noticias y comunicar temas de interés para la sociedad es uno de los pilares de la democracia y ninguna persona debería enfrentar riesgos por desempeñar ese trabajo. Las amenazas, el hostigamiento, la criminalización y el asesinato como expresión de la máxima violencia contra periodistas, sumado a la impunidad, constituyen una manera de intimidar y silenciar a los periodistas y conducen a la autocensura.

Finalmente, OACNUDH expresa su solidaridad y sus condolencias a los familiares de Germán Vallecillo Jr. y Jorge Posas e insta al Estado a adoptar las medidas necesarias para garantizar que estos hechos no se repitan.

FIN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *