OACNUDH en Honduras

Mensaje con motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, 30 de agosto

OACNUDH insta al Estado hondureño a garantizar el derecho a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición de las víctimas de desaparición forzada en el país

Tegucigalpa, 30 de agosto de 2020 – Con motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, la Oficina en Honduras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) insta al Estado hondureño a garantizar el derecho a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición en el país, cumpliendo sus compromisos internacionales en la materia.

“Es imprescindible que las víctimas de desaparición forzada y sus familiares accedan a la justicia, sea una desaparición que haya tenido lugar en la década de los ochenta o más recientemente. Es importante entender que cada día que pasa, la herida que genera la desaparición forzada de un ser querido, se profundiza. Es obligación del Estado hacer todo lo que esté a su alcance para poner fin a la incertidumbre y zozobra que genera esta grave violación de derechos humanos en las víctimas”, dijo Isabel Albaladejo, Representante en Honduras de OACNUDH.

El delito de desaparición forzada implica la violación múltiple de derechos humanos que los Estados están obligados a respetar y garantizar; además, es un delito continuado, permanente e imprescriptible. En este sentido, OACNUDH saluda su inclusión en el Código Penal de Honduras. No obstante, la Oficina llama al Estado a incluir la responsabilidad penal de quienes ordenen y/o instiguen la desaparición forzada, así como la responsabilidad del superior jerárquico de acuerdo con lo establecido en la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra la desaparición forzada, ratificada por el Estado de Honduras. Asimismo, es necesario incluir la responsabilidad penal de particulares que cometen el delito de desaparición forzada de personas que actúan sin la autorización, apoyo o aquiescencia del Estado. Por la gravedad de esta violación de derechos humanos, además se recomienda que este delito cuente con la sanción más alta contemplada en el Código Penal.

Adicionalmente, la Oficina insta al Estado de Honduras a reconocer la competencia del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas para recibir y examinar comunicaciones individuales con miras a reforzar el régimen de protección contra las desapariciones forzadas.

Asimismo, es necesario profundizar los esfuerzos para lograr una búsqueda efectiva de personas desaparecidas que integre a los familiares. En este sentido, es necesario también que el Estado hondureño acepte la competencia del para recibir comunicaciones individuales y ampliar así los derechos de las víctimas.

“La búsqueda, identificación y entrega de restos a sus familiares continúa siendo una deuda pendiente del Estado, las instituciones, y la sociedad en general con las víctimas y sus familiares. La lucha efectiva contra la impunidad que rodea este delito es la mejor medida para asegurar que no se produzcan nuevas desapariciones forzadas en el país”, añadió la Sra. Abaladejo.

Entre las obligaciones del Estado de las que se derivan acciones que deben ser emprendidas sin demora, se encuentran la adopción de un marco jurídico para la protección de las personas contra la desaparición forzada, incluyendo una “Ley de Víctimas” que garantice verdad y memoria, justicia, reparación y garantías de no repetición; la obligación de velar porque las autoridades competentes dispongan de las facultades y recursos necesarios para llevar a cabo eficazmente la investigación, inclusive el acceso a la documentación y demás informaciones pertinentes; la creación de un registro nacional de desaparecidos que refleje el número total de personas desaparecidas; la investigación y persecución penal de la desaparición forzada, asegurando que todos los casos, incluidos los perpetrados durante las décadas de 1980 y 1990, sean investigados sin demora y los presuntos autores enjuiciados y, de ser declarados culpables, sancionados de conformidad con la extrema gravedad de sus actos, garantizando que ninguno de los actos de desaparición forzada quede en la impunidad.

OACNUDH reitera su disposición de asistir técnicamente al Estado hondureño en este tema y saluda a las familias que buscan a sus seres queridos y luchan por la justicia, la verdad y la reparación.

FIN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *