Noticias

Discurso Alto Comisionado consejo de ddhh

Declaración de apertura y actualización global de las preocupaciones sobre derechos humanos por parte del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, en la 38ª sesión del Consejo de Derechos Humanos

Señor presidente,

Excelencias,

Distinguidos delegados,

Colegas y amigos,

Como esta es mi última actualización global al Consejo de Derechos Humanos en una sesión ordinaria, y antes de volver, una vez más, al importante tema del acceso y la cooperación, deseo hacer algunas reflexiones finales.

Hace poco escuché a un funcionario de la ONU diciéndole a otros que en realidad no existe tal cosa como los derechos humanos universales, pensando que fueron elegidos de una imaginación occidental. Recuerdo haber pensado que la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el documento más traducido del mundo, fue negociada por los mismos líderes políticos que vertieron valores universales en la Carta, creando las Naciones Unidas. ¿La ONU tampoco es de alguna manera universal? ¿Sus valores provienen solo de una tradición occidental, no representativa del resto del mundo?

No. Un claro rechazo a esto proviene de una mirada al propio registro de negociación. La Conferencia de San Francisco, que estableció la ONU, fue un circo de sonido formado por muchas lenguas; su resultado no fue una canción solista de un instrumento occidental. Si ese hubiera sido el caso, si los países que se unieron a la organización creyeron que estaban siendo atrapados por valores extranjeros, occidentales, ¿por qué entonces no corrieron hacia las salidas? ¿Por qué no se retiraron de la ONU?

Pero entonces, ¿por qué la Declaración Universal, y todo el cuerpo de leyes de derechos humanos que la siguió, son objeto de tanto ataque ahora, no solo de los extremistas violentos, como los Takfiris, sino también de los líderes autoritarios, populistas, demagogos, relativistas culturales, algunos académicos occidentales, e incluso algunos funcionarios de la ONU?

He pasado la mayor parte de mi carrera en, y en, la ONU. Lo que he aprendido es esto: la ONU es sintomática de la imagen global más amplia. Es tan grande o tan patético como el estado predominante de la escena internacional en ese momento. También he llegado a comprender cuán débil es la memoria humana. Para mucha gente, la historia importa solo en la medida en que puede desenvainarse y lanzarse a la batalla política: no la consideran un servicio para una comprensión humana más profunda.

Hay una eliminación y una superficialidad peligrosas en tantas de nuestras discusiones, tanto que parece que el problema central más profundo parece haberse perdido en muchos.

¿No es así, por ejemplo, que históricamente, la fuerza más destructiva para poner en peligro al mundo ha sido el nacionalismo chauvinista, cuando los líderes egoístas e insensibles lo alzan a extremos salvajes y lo amplifican las ideologías de masas que a su vez reprimen la libertad. La ONU fue concebida para evitar su renacimiento. El nacionalismo chauvinista es el polo opuesto de la ONU, es muy antónimo y enemigo. Entonces, ¿por qué estamos tan sumisos a su regreso? ¿Por qué estamos en la ONU tan silencioso?

La razón de ser de las Naciones Unidas es la protección de la paz, los derechos, la justicia y el progreso social. Por lo tanto, su principio de funcionamiento es igualmente claro: solo si se persigue lo contrario al nacionalismo -sólo cuando los Estados trabajen para cada uno, para todos, para todas las personas, para los derechos humanos de todas las personas-, puede la paz ser alcanzable.

¿Por qué no estamos haciendo esto?

Aquellos de nosotros en la Secretaría de la ONU, provenientes de los 193 Estados Miembros, trabajamos en colaboración y no respondemos ante ningún Estado. Por el contrario, demasiados gobiernos representados en la ONU a menudo van en la dirección opuesta: simulando un compromiso con el esfuerzo común, pero luchando por nada más que por sus intereses escasamente pensados, sacando todo lo que pueden de la ONU, políticamente , sin invertir para que sea un verdadero éxito. Cuanto más pronunciado sea su sentido de autoimportancia, cuanto más se enorgullezcan del nacionalismo, tanto mayor será el asalto de estos gobiernos al bien común general: a los derechos universales, a la ley universal y a las instituciones universales, como esta.

Y a medida que se intensifique el ataque contra el sistema multilateral y sus normas, incluido el derecho internacional de los derechos humanos, especialmente el más internacional, también aumentará el riesgo de nuevos daños a mayor escala. La voz colectiva de la ONU debe ser, por lo tanto, sólida y basada en principios; no débil y lloriqueante, obsesionado con discusiones interminables sobre el proceso, las pequeñas cosas, como es el caso hoy en día.

Si mi Oficina, de la cual estoy muy orgulloso, y yo, hemos hecho una cosa bien en los últimos años, tenemos entendido que solo la valentía es adecuada para nuestra tarea en este momento. No escabullémonos para escondernos, ni usamos excusas ni recurrimos a eufemismos, sino una intrepidez cercana a la mostrada por los defensores de los derechos humanos en todo el mundo, ya que solo al hablar podemos comenzar a combatir la creciente amenaza del nacionalismo chovinista que acecha nuestro futuro.

Le pido que haga más, que hable más fuerte y trabaje más por el objetivo común y por las leyes universales de derechos humanos, para mejorar nuestras posibilidades de una paz mundial.

Considero numerosos problemas esenciales. Entre ellos, tiene ante ustedes el informe de mi Oficina en Cachemira y el próximo informe sobre Venezuela; también se le informará sobre los hallazgos del Equipo de Expertos en las regiones de Kasai de la República Democrática del Congo. Y a medida que realice la transición desde mi posición, la Oficina continuará su trabajo en la base de datos de empresas comerciales dedicadas a actividades específicas relacionadas con los asentamientos israelíes, como solicitó el Consejo, con una actualización posiblemente antes de septiembre. En la sesión de septiembre, se presentará al Consejo el informe de la Misión de Investigación sobre Myanmar, junto con el informe del Relator Especial sobre Myanmar; y también recibirá el informe sobre Yemen preparado por los eminentes expertos internacionales. En ese contexto, enfatizo mi grave preocupación con respecto a los continuos ataques de la coalición liderada por Arabia Saudita y Emiratos en Hodeida, que podrían ocasionar enormes bajas civiles y tener un impacto desastroso en la ayuda humanitaria a millones de personas. el puerto.

Señor presidente,

Dos veces en el curso de mi mandato, he informado sobre el preocupante fracaso de varios países en otorgar acceso, y lo haré nuevamente hoy. Estas denegaciones de acceso constituyen una afrenta grave a nuestro trabajo, y cuando existe una denegación continua de acceso, y razones serias para creer que se están cometiendo violaciones, consideraremos la opción del monitoreo remoto. El mandato de la Oficina de llevar a cabo dicha supervisión es inexpugnable, y si el gobierno interesado teme que pueda haber imprecisiones, debería permitirnos ver la situación sobre el terreno.

Señor presidente,

En Siria, el desprecio y desprecio de los dirigentes por los derechos humanos fue lo que sentó las bases de este conflicto y lo alimentó durante al menos el primer año. Las terribles violaciones y abusos cometidos desde entonces -principalmente por el gobierno y sus aliados, pero también por los extremistas violentos y sus partidarios- han destruido gran parte del país junto con gran parte de su población. Tanto mi Oficina como la Comisión de Encuesta del Consejo no han tenido acceso a todas las regiones. La reciente aceptación selectiva por parte del Gobierno de una visita de un Relator, cuando tantas otras solicitudes han estado pendientes durante un período prolongado, de ninguna manera constituye un sustituto adecuado para el cumplimiento de las resoluciones S18-1 y 19/22 del Consejo, que piden plena cooperación con mi Oficina y el establecimiento de una presencia en el terreno. Nuestro extenso monitoreo remoto de violaciones de derechos humanos en Siria continuará.

En Myanmar, como sabe el Consejo, hay claros indicios de ataques bien organizados, generalizados y sistemáticos que siguen atacando a los rohingyas en el estado de Rakhine como grupo étnico, lo que posiblemente constituya un acto de genocidio si así lo establece un tribunal de justicia. En Kachin y los estados septentrionales de Shan, el conflicto ha vuelto a aumentar desde octubre del año pasado, y las violaciones de derechos humanos desde hace mucho tiempo y ampliamente denunciadas en el país incluyen denuncias de ejecuciones extrajudiciales; desapariciones forzadas; tortura y trato inhumano; violación y otras formas de violencia sexual; trabajo forzado; reclutamiento de niños en las fuerzas armadas; y los ataques indiscriminados o desproporcionados que surgen de los conflictos entre las fuerzas de seguridad y los grupos armados. Si bien Myanmar ha declarado que investigará las denuncias y enjuiciará a los presuntos autores, sus acciones hasta la fecha no han alcanzado niveles mínimos de credibilidad o imparcialidad. Debido a las constantes negativas a permitir el acceso, el ACNUDH, el Relator Especial sobre el país y la Misión de Investigación han llevado a cabo un seguimiento a distancia. En el contexto del Memorando de Entendimiento que el Gobierno de Myanmar estableció con el PNUD y el ACNUR para la repatriación de los refugiados rohingya de Bangladesh, reitero que no debería haber repatriación si no se lleva a cabo un seguimiento sostenido de los derechos humanos sobre el terreno en las zonas afectadas.

 

Dada la gravedad y el alcance de las violaciones de los derechos humanos en Venezuela, y la continua denegación de acceso a la Oficina, continuaremos monitoreando e informando a distancia; nuestro segundo informe se publicará en los próximos días, y creemos firmemente que el Consejo necesita establecer una Comisión de Encuesta. Desde junio pasado, el Gobierno ha emitido tres invitaciones a los Procedimientos Especiales, el primero desde 1996. Sin embargo, las autoridades han ignorado una larga lista de solicitudes de otros cuyos mandatos son particularmente relevantes para la actual crisis de derechos humanos en el país.

A pesar del acuerdo de Burundi de cooperar con el Equipo de Expertos encargado por el Consejo el año pasado, el Equipo fue expulsado del país el mes pasado y no ha podido regresar. También se deniega el acceso a la Comisión de Investigación Internacional establecida en 2016, y las autoridades se han negado a finalizar las conversaciones sobre la renovación del Memorando de Entendimiento con mi Oficina. Mientras tanto, la situación de los derechos humanos continúa deteriorándose en todo el país. Las continuas restricciones del gobierno sobre el espacio cívico y su decisión de revisar la Constitución mediante un referéndum el mes pasado generaron una serie de inquietudes sobre los derechos humanos -incluidos al menos 44 presuntos casos de arrestos y detenciones arbitrarias- y pueden agravar aún más los agravios. Aliento encarecidamente al Gobierno a restablecer el compromiso con todos los órganos internacionales de derechos humanos.

He intentado involucrarme sustancialmente tanto con India como con Pakistán en los últimos dos años con respecto a la situación en Cachemira, en ambos lados de la Línea de Control. Las negativas de India y Pakistán para permitir el acceso incondicional nos han llevado a realizar un monitoreo remoto, con un primer informe emitido la semana pasada. Aliento al Consejo a considerar la posibilidad de establecer una Comisión de Encuesta para una investigación más exhaustiva de la situación de los derechos humanos en Cachemira, y reiterar mi llamado al acceso. Estoy tremendamente triste por el asesinato la semana pasada de Shujaat Bukhari, un valiente defensor de los derechos humanos que trabaja activamente por la paz, incluso mediante su participación en la diplomacia de la Ruta Dos que busca ayudar a India y Pakistán a poner fin a la violencia.

En Nicaragua, las protestas contra el gobierno en los últimos dos meses han provocado la muerte de al menos 178 personas, casi en su totalidad a manos de las fuerzas policiales y de grupos progubernamentales armados, incluido supuestamente el uso de francotiradores, con al menos 1,500 heridos. Esto se suma a los secuestros y desapariciones denunciados. Deploro la violencia, incluido el horrible ataque incendiario hace dos días. La gravedad de estos desarrollos bien puede merecer una comisión internacional de investigación. Espero que se respeten los compromisos asumidos en la reanudación del Diálogo Nacional el 15 de junio, incluido el cese de todas las formas de violencia y sus amenazas, y el compromiso de hacer llegar una invitación urgente al ACNUDH para que visite el país, como hemos repetido pedido. Esta invitación debe enviarse sin demora.

En la República Popular Democrática de Corea, el monitoreo remoto realizado por mi Oficina ha encontrado pocos cambios en las violaciones graves, sistemáticas y sistemáticas de los derechos humanos en el país. El pueblo de la RPDC arriesga su vida y su dignidad por el ejercicio de sus derechos humanos fundamentales, incluida la búsqueda de abandonar el país y comunicarse con personas en el extranjero. Si bien lamento la persistente falta de cooperación con el titular del mandato del país, el compromiso reciente de la RPDC con los mecanismos de derechos humanos, a través de una visita del Relator Especial y los exámenes de los órganos de tratados, es alentador. Pido a las autoridades que intensifiquen ese compromiso de manera significativa y sin selectividad, incluida la cooperación con el mandato del país. La experiencia de mi Oficina ha demostrado repetidamente que hacer que los derechos humanos formen parte de las conversaciones de paz contribuye a una paz significativa y sostenible a largo plazo. Nuestra puerta permanece abierta para un mayor compromiso y cooperación.

Israel continúa denegando el acceso al territorio palestino ocupado al Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado desde 1967. Este ha sido el caso de tres titulares sucesivos del mandato. También se ha denegado el acceso a todas las Comisiones de Encuesta anteriores del Consejo, incluida la de Gaza en 2014. Considero que la defensa del Consejo de la supervisión imparcial y las recomendaciones de expertos está totalmente justificada por la gravedad de la situación, e insto a Israel a proporcionar acceso a todos los mecanismos de derechos humanos, incluido el órgano de investigación encargado el mes pasado, para permitir un control imparcial y una rendición de cuentas y una justicia más avanzadas.

 

En China, a pesar de los esfuerzos por mi oficina para establecer condiciones propicias para un diálogo efectivo, mi personal no se han dado un acceso sin restricciones al país, incluyendo a la Región Autónoma del Tíbet y la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, donde la situación de los derechos humanos se informa rápida deteriorando Además, aunque dos titulares de mandatos han visitado el país en los últimos cinco años, China ha acumulado en ese período más de 15 solicitudes de visitas pendientes. Además, estoy consternado por los constantes esfuerzos de China para impedir que los miembros independientes de la sociedad civil interactúen con los mecanismos de derechos humanos, incluidos los exámenes de los órganos de tratados, el EPU del Consejo y muchos titulares de mandatos. Exhorto a las autoridades a que permitan que todos los actores contribuyan a todos los mecanismos internacionales de derechos humanos y cooperen con ellos en un espíritu de asociación abierta y mutua, a fin de mejorar el respeto de los derechos y las libertades del pueblo de China.

En cuanto a la situación en Turquía, una invitación para que la Alta Comisionada visite Ankara no sustituye el acceso de la Oficina a la evaluación directa y objetiva de la situación en el sudeste, donde las autoridades no han realizado sistemáticamente investigaciones penales creíbles sobre la situación. muertes civiles ocurridas durante las operaciones de seguridad en 2015 y 2016. En ausencia de un acceso adecuado, la Oficina continuará supervisando a distancia la situación. Observo que Turquía recibió visitas relacionadas con la tortura, la libertad de expresión y las desapariciones forzadas en 2016, y alienta al gobierno a permitir nuevas visitas en el futuro cercano.

 

El acceso incondicional a Bahréin sigue siendo rechazado por mi Oficina y los Procedimientos Especiales, en medio de continuas medidas enérgicas contra la sociedad civil y una legislación adicional que restringe aún más los derechos fundamentales de las personas. Aliento al Reino a revertir estas tendencias profundamente dañinas y a facilitar un compromiso efectivo con los mecanismos internacionales de derechos humanos. Mi oficina está lista para proporcionar experiencia técnica y legal.

Lamento profundamente que no se haya avanzado en el acceso de la Oficina a todos los conflictos prolongados en el Cáucaso meridional, para que podamos evaluar las necesidades de los derechos humanos de las personas y ayudar a abordar las lagunas de protección. Además, hasta la fecha, las autoridades que controlan el acceso no han otorgado el acceso en el marco de las resoluciones 34/37 y 37/40 de este Consejo sobre la cooperación con Georgia.

En Sudán del Sur, reconozco y doy la bienvenida a la cooperación del Gobierno con la Comisión de Derechos Humanos de este Consejo en Sudán del Sur. Sin embargo, en violación del Acuerdo sobre el Estatuto de Fuerzas, los oficiales de derechos humanos que trabajan con la UNMISS han sido denegados regularmente el acceso a lugares donde presuntamente se cometen violaciones y abusos graves de los derechos humanos, lo que obstaculiza la tarea encomendada por la UNMISS de vigilar la situación de los derechos humanos. Estos incluyen instalaciones administradas por el Servicio de Seguridad Nacional, donde se cree que cientos de personas están detenidas arbitrariamente en condiciones que podrían equivaler a tortura. Estoy profundamente preocupado por la intensificación de los ataques indiscriminados contra civiles, particularmente un patrón de violaciones y asesinatos perpetrados por fuerzas gubernamentales y sus representantes en el Estado de Unidad desde abril de 2018. Oficiales de derechos humanos han documentado la violación de niños de tan solo cuatro años, y numerosos casos de mujeres, ancianos y otros ahorcados o quemados vivos en lo que parece ser una política deliberada de tierra arrasada.

Acojo con beneplácito la resolución 2414 (2018) del Consejo de Seguridad sobre el Sáhara Occidental, que alienta encarecidamente a mejorar la cooperación con el ACNUDH. Reitero que mi Oficina está dispuesta a llevar a cabo lo antes posible una misión técnica de seguimiento en el Sáhara Occidental.

Me preocupa la suspensión de una visita a Rwanda realizada por el Subcomité de Prevención de la Tortura a fines del año pasado, debido a la grave obstrucción del acceso a algunos lugares de detención; la confidencialidad de las entrevistas; y preocupaciones sobre posibles represalias. El SPT decidió reanudar la visita en 2018, pero no ha habido un compromiso positivo con las autoridades. Les pido que brinden una cooperación plena para que el Subcomité pueda cumplir su importante mandato.

En Indonesia, me preocupa que, a pesar de la participación positiva de las autoridades en muchos aspectos, la invitación del Gobierno a mi oficina para visitar Papúa, que se realizó durante mi visita en febrero, aún no se haya cumplido.

Bangladesh ha otorgado un amplio y encomiable acceso a la Oficina y a todos los mecanismos pertinentes de derechos humanos con respecto a la crisis de refugiados de Rohingya. Sin embargo, tiene más de 10 solicitudes pendientes de visitas de los titulares de mandatos para evaluar la situación de los derechos humanos en Bangladesh. Exhorto a una mayor participación, en particular con respecto a las preocupaciones sobre la reducción del espacio para la sociedad civil y las denuncias de acciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad

En México, a pesar del positivo historial de apertura que apreciamos profundamente, lamento la falta de acceso del Comité contra la Desaparición Forzada, a pesar de las reiteradas solicitudes formuladas en virtud del artículo 33 de la Convención. Desde 2012, el Comité ha registrado más de 310 acciones urgentes en casos de desapariciones forzadas en el país, que representan más del 60 por ciento de todas las acciones urgentes registradas hasta la fecha.

 

En Camerún, confío en que las recientes conversaciones prometedoras con las autoridades conduzcan rápidamente a la aprobación de una misión de la Oficina para todas las partes del país. Hasta la fecha, este acceso ha sido rechazado, a pesar de la creciente crisis en las regiones anglófonas, con enfrentamientos entre una docena de grupos armados y las fuerzas de seguridad. Hemos recibido informes de abusos y violaciones por parte de todas las partes, incluida la quema de escuelas y propiedad privada; arrestos masivos y detenciones arbitrarias; y el uso de la tortura y el uso excesivo de la fuerza por parte del personal de seguridad, que provocó el desplazamiento de 150,000 personas en el país y más de 20,000 a la vecina Nigeria.

 

En Crimea, hemos solicitado reiteradamente a la Federación de Rusia el acceso, de conformidad con las solicitudes de la Asamblea General. Los titulares de mandatos de los Procedimientos Especiales también han intentado visitar Crimea, y recientemente el Relator Especial sobre la Tortura. Las respuestas de la Federación de Rusia, si bien son incompatibles con las resoluciones 68/262, 71/205 y 72/190 de la Asamblea General, reconocen, no obstante, que los mecanismos internacionales de derechos humanos deben extender su alcance a Crimea. Espero que estas respuestas alentadoras allanen el camino para pasos adicionales que permitan nuestro acceso, en interés de la protección de los derechos humanos de la gente de la región.

Señor presidente,

Casi 40 Estados no han recibido ninguna visita de un Relator Especial en los últimos cinco años, a pesar de las solicitudes. Entre ellos, 15 Estados tienen más de cinco visitas pendientes: Bahrein, Bielorrusia, Bolivia, Colombia, República Democrática del Congo, Egipto, Etiopía, Irán, Jamaica, Nicaragua, Pakistán, Turkmenistán, Uganda, Yemen y Zimbabwe.

Tampoco hay excepción al requisito de cooperación para los Estados en desacuerdo con la mayoría de los miembros del Consejo: de hecho, ese enfoque desmantelaría el significado de las decisiones del Consejo. Deploro la negativa expresada abiertamente de varios Estados a cooperar con el Experto Independiente del Consejo sobre orientación sexual e identidad de género. Cabe destacar que la Federación de Rusia se ha negado formalmente a responder a las comunicaciones del titular del mandato, incluidas presentaciones conjuntas con otros expertos encargados por el Consejo, a pesar de las graves acusaciones de violencia, discriminación y exclusión de miembros de las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. comunidad, especialmente en Chechenia.

 

En muchos Estados, las personas LGBTI se enfrentan a una discriminación grave ya menudo oficial; y casi en todas partes, están inadecuadamente protegidos de la violencia y el fanatismo. Proteger a todos los seres humanos, incluida la comunidad LGBTI, no está “fuera” del marco legal internacional; poner fin a la discriminación y la violencia para todos, en todas partes, es absolutamente central para nuestros principios y trabajo.

Señor presidente,

Al mismo tiempo, me complace observar una serie de acontecimientos positivos con respecto al acceso a los Procedimientos Especiales. Estos incluyen un aumento en la tasa de respuesta a las comunicaciones, ahora en un 68 por ciento (un aumento del 13 por ciento con respecto a 2016); y la emisión de una invitación permanente del Afganistán a todos los titulares de mandatos, tomando el número de Estados que lo han hecho a 118 Estados Miembros de las Naciones Unidas y un Estado observador no miembro. Observo y encomiendo a los siguientes Estados que han recibido al menos cinco visitas por mandatos temáticos en los últimos cinco años: Argentina, Australia, Azerbaiyán, Brasil, Chile, Georgia, Ghana, Grecia, Honduras, Italia, Kazajstán, México, República de Corea , Serbia, Sri Lanka, Túnez, Ucrania, el Reino Unido y los Estados Unidos.

En lo que respecta al compromiso con los órganos creados en virtud de tratados, acojo con beneplácito los informes largamente pendientes a los Comités de Bangladesh, Cabo Verde, República Centroafricana, Guinea, Malí, Mauritania, Níger, Tonga y Zambia. Permítaseme también aplaudir la adhesión de Qatar a los Pactos y la adhesión de Afganistán al Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, junto con muchas otras ratificaciones. Mi Oficina está dispuesta a apoyarlos en los esfuerzos por implementar estos compromisos para garantizar el respeto de los derechos de sus pueblos, e insto a otros países que no han ratificado estos y otros tratados de derechos humanos a que lo hagan.

 

Señor presidente,

En varias áreas, me siento alentado por un progreso significativo con respecto al acceso.

Durante mi segunda misión a Etiopía, en abril, quedé impresionado y alentado por el compromiso del Primer Ministro de emprender reformas que podrían promover el estado de derecho y el respeto de los derechos humanos y principios fundamentales, incluido un amplio espacio de expresión, reunión pacífica y participación de la sociedad civil. Tras un largo período de renuencia a colaborar con órganos internacionales de derechos humanos, la reciente conclusión de un memorando de entendimiento muy esperado facilitará un amplio papel para la Oficina en el país, y aliento a las autoridades a aceptar también las visitas y la orientación de los procedimientos especiales. Expertos en el contexto de las reformas en curso. Aplaudo el levantamiento del estado de emergencia a principios de este mes, así como la liberación de varios detenidos políticos. Al tiempo que reconozco los desafíos, espero ayudar a las autoridades a promover el respeto de los derechos humanos de todos en Etiopía.

Acojo con beneplácito la reciente decisión de Armenia de permitir a la Oficina contribuir de manera más efectiva a la defensa de los derechos del pueblo de Armenia, incluida su invitación a proporcionar asistencia técnica mediante la presencia de nuestro personal sobre el terreno.

Vuelvo a felicitar a Túnez por su amplia cooperación con la Oficina y los Procedimientos Especiales, y por el establecimiento de un marco nacional de supervisión e información para fortalecer el compromiso con los órganos creados en virtud de tratados. El ACNUDH tiene acceso incondicional a todas las zonas del país, incluidas las cárceles, y el Gobierno ha facilitado plenamente la visita oficial de 12 titulares de mandatos, ya que cursó una invitación permanente a los Procedimientos Especiales en 2011.

En Moldova, mi Oficina y los titulares de mandatos han tenido recientemente acceso a la región de Transnistria. Tengo la esperanza de ver un compromiso más profundo con la Oficina y la ONU, y aliento a otros Estados en un contexto similar, en Europa y en todo el mundo, a que revisen y desarrollen estas buenas prácticas.

Rompiendo con 15 años de negativas a las visitas de los Procedimientos Especiales, Uzbekistán recibió al titular del mandato sobre la libertad de religión o creencias en octubre de 2017, y en mayo, el Parlamento adoptó una hoja de ruta sobre la implementación de sus recomendaciones. El Equipo de País de la ONU también recibió la aprobación del gobierno para un proyecto del PNUD que respalda el seguimiento de las recomendaciones del EPU, y entiendo que las autoridades han revertido una serie de restricciones a la actividad de la sociedad civil.

Libia, después de mi visita a Trípoli en octubre, aceptó su primera misión de parte de un titular de mandato, el Relator Especial sobre los Derechos Humanos de los Desplazados Internos y otras visitas de titulares de mandatos planificadas, si la situación de seguridad lo permite. Libia también ha copatrocinado la Resolución 37/45 del Consejo, que alienta el seguimiento y la presentación de informes por parte de la UNSMIL sobre las violaciones y abusos de los derechos humanos en el país y pide cooperación con los mecanismos de derechos humanos. La reciente decisión de redesplegar el personal de la ONU a Trípoli también debería abrir la puerta a un mayor acceso en todo el país.

El Consejo tal vez desee también tomar nota del despliegue de asesores de derechos humanos en Belarús y Zimbabwe, dos países en los que ha habido problemas de acceso en el pasado.

 

Señor presidente,

La gente no pierde sus derechos humanos al cruzar una frontera sin una visa. Lamento la adopción por muchos países de políticas destinadas a hacerse lo más inhóspitas posible al aumentar el sufrimiento de muchas personas ya vulnerables. En las últimas semanas, me han alarmado cada vez más dos cuestiones relacionadas con el acceso de las organizaciones de la sociedad civil a los migrantes.

En Hungría, estoy profundamente preocupado por un proyecto de ley presentado al Parlamento el mes pasado que, de aprobarse, criminalizaría efectivamente la vigilancia de los derechos humanos en las fronteras y dentro de las zonas fronterizas, y penalizaría la provisión de información, asistencia jurídica y asistencia a los migrantes. El proyecto de ley también eliminaría o impediría la revisión judicial en muchos casos. Es esencial que los órganos de supervisión independientes, incluidos no solo todos los organismos internacionales de derechos humanos, sino también las instituciones nacionales de derechos humanos y la sociedad civil, puedan supervisar la situación de los derechos humanos de los migrantes sin temor ni obstrucción. Estas prohibiciones, y medidas relacionadas adoptadas por el Gobierno de Hungría en los últimos meses, estigmatizan y dañan a los migrantes en situaciones vulnerables y aquellos que buscan asilo, además de castigar el trabajo admirable de los defensores de los derechos humanos que intentan ayudarlos.

En los Estados Unidos, estoy profundamente preocupado por las políticas adoptadas recientemente que castigan a los niños por las acciones de sus padres

En las últimas seis semanas, casi dos mil niños han sido separados por la fuerza de sus padres. La Asociación Estadounidense de Pediatría ha llamado a esta práctica cruel “abuso infantil sancionado por el gobierno” que puede causar un “daño irreparable” con “consecuencias de por vida”. La idea de que cualquier Estado tratará de disuadir a los padres infligiendo tal abuso a los niños es inconcebible. Exhorto a los Estados Unidos a que pongan fin de inmediato a la práctica de la separación forzosa de estos niños, y aliento al Gobierno a que ratifique por fin la Convención sobre los Derechos del Niño, a fin de garantizar los derechos fundamentales de todos los niños, cualquiera que sea su estado administrativo, estará en el centro de todas las leyes y políticas nacionales. Señor presidente, Solicitamos acceso para que podamos trabajar mejor para ayudar a que las leyes y prácticas de los Estados estén en línea con los compromisos que ellos mismos han asumido. Toda decisión de comprometerse más productivamente con el sistema de derechos humanos es una decisión de crear aperturas hacia una sociedad más armoniosa, una donde haya mayor justicia, paz más sostenible y mejor desarrollo. Me alientan las nuevas áreas donde se ha logrado acceso durante el año pasado. No es fácil resaltar los conflictos que se han evitado, las violaciones que se han evitado y la espiral de violencia que se ha interrumpido y disminuido. Pero cada paso hacia una mayor implementación de la agenda de derechos humanos es un acto de prevención, que reúne y fortalece los lazos entre las comunidades y refuerza el desarrollo inclusivo y la paz. Estoy convencido de que el ideal de los derechos humanos ha sido el movimiento de ideas más constructivo en nuestra era, y uno de los más exitosos.

En los últimos 70 años, se ha logrado una paz sostenida en y entre muchas sociedades. Los conflictos se han resuelto, con respeto y a través de la ley; un número enormemente mayor de personas ha sido capaz de expresar sus puntos de vista de manera significativa, y acceder a la educación, la atención médica y las oportunidades de desarrollo, sin discriminación. Algunos pueden dar por sentados estos logros. Pero son la promulgación de políticas, políticas y leyes que defienden los principios universales de la dignidad y la igualdad humanas. Y ellos no son la norma. La historia de cada sociedad está llena de conflictos y privaciones: solo tenemos que mirar hacia atrás un poco para comprender los peligros que nuestro trabajo evita.

Cuando los líderes socavan los derechos humanos y las leyes de derechos humanos, esto no es de ninguna manera un acto de patriotismo. Están erosionando las estructuras que pueden garantizar la seguridad de sus pueblos, empujando a sus sociedades hacia atrás en la violencia, la destrucción, la explotación y el desastre. Están recreando la regla de la fuerza bruta y la explotación, dentro de los países y entre ellos. El verdadero patriotismo consiste en ver a cada Estado, y a la humanidad como un todo, como una comunidad de responsabilidad mutua, con necesidades y objetivos compartidos. El verdadero patriotismo consiste en el trabajo de crear comunidades tolerantes, que puedan vivir en paz.

Partí de una oficina que es fuerte, absolutamente comprometida con su gigantesca tarea y que, a pesar de los fuertes vientos en contra, ha progresado. Estas nuevas áreas de acceso son un testimonio de la credibilidad de nuestras operaciones y la justicia de nuestra causa. Estoy convencido de que la supervisión y la presentación de informes que hemos logrado; nuestra creación de capacidad para la sociedad civil y los Estados; y nuestra defensa clara, constante e imparcial ha contribuido significativamente a la gobernanza que es más inclusiva y respetuosa de los derechos de las personas; sociedades que son más pacíficas; y un desarrollo más amplio, profundo y de mayor beneficio para todos.

Finalmente, señor Presidente, deseo finalizar mi última declaración en este marco formal con una serie de reconocimientos. Esta es la responsabilidad más difícil, desafiante y satisfactoria que he tenido. Ha sido duro para mi familia y ha afectado mi relación con el Gobierno del país de mi nacimiento, el país que tuve el honor de representar diplomáticamente durante tantos años, y me entristece que esto sea así. Sin embargo, este precio es pequeño en comparación con el que pagan tantos defensores de los derechos humanos y la sociedad civil en general, que sacrifican mucho más, una y otra vez, y que para mí son los verdaderos héroes, auténticos héroes del movimiento de derechos humanos. .

Del mismo modo, tengo en gran estima a los miembros de mi Oficina, tanto el personal internacional como el nacional, que trabajan en algunas de las partes más peligrosas y difíciles del mundo. Este Consejo necesita reconocer lo que hacen. Les debemos una gratitud muy especial.

También fue un honor para mí trabajar con mi brillante adjunto, Kate Gilmore; un líder excepcional y valiente por derecho propio, y de quien he aprendido mucho. También me he beneficiado enormemente del asesoramiento y el apoyo del Secretario General Adjunto Andrew Gilmour, extraído de su amplio conocimiento de la ONU, y le agradezco su liderazgo. A todos los directores dirigidos por Adam Abdelmoula, Georgette Gagnon, y Peggy Hicks, y todos los altos funcionarios de los que hay demasiados para nombrarlos, los admiro a todos ustedes y también a todos los empleados profesionales y nacionales. en Ginebra, en nuestra oficina de Nueva York, en las oficinas regionales y en las presencias de los países. Te debo toda mi gratitud. Para mi vocero Rupert Colville y su equipo trabajador, siento una deuda especial por su extraordinario trabajo. Y luego está Ruth Marshall, que ha sido mi increíble escritora de discursos, y de la que sería difícil separarse: ¡hemos estado operando en la cabeza del otro durante los últimos cuatro años!

También agradezco a los que están en la oficina principal dirigidos por el incomparable Sheriff Maarit Kohonen, con el apoyo de Cecile Aptel, con quien he hablado casi todos los días en los últimos cuatro años, como lo hice con mi viejo amigo Anton Nikiforov, así como con Cecilia Canessa, Carole Ray y Katayoun Vessali: ¡todos ustedes han sido familiares cercanos a mí!

A mis oficiales de seguridad, estoy especialmente agradecido por su calidez, dedicación y profesionalismo. Y a muchos otros empleados, demasiado numerosos para nombrarlos, cuyo compromiso y dedicación a su trabajo en favor de los derechos humanos los impulsa a trabajar día y noche para promover la causa: los saludo.

Y finalmente a mi hermano Mohammad Al-Nsour, quien me acompañó desde Nueva York, a través de Amman, y ha estado conmigo en cada paso del camino, y siempre será un amigo muy especial, gracias.

También quiero agradecer a todos los Embajadores y su personal aquí. La amistad personal y el apoyo de tantos diplomáticos que, a pesar de sus posiciones oficiales, entienden qué es lo que estamos tratando de hacer, ha sido profundamente significativo para mí.

Al cerrar mis últimos dos meses y medio, estoy ansioso por reunirme con mi esposa Sarah y nuestros tres hijos: sin su amor por este hombre extraño, es imposible para mí ver cómo pude haber manejado el estrés de este posición. Espero haberlos hecho sentir orgullosos. Para pronto, para tomar prestado de la poesía de Robert Louis Stevenson, este cazador deberá estar “en casa desde la colina”.

 

Versión en Inglés: https://www.ohchr.org/SP/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=23206&LangID=E

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *