Covid19-Expertos Independientes

Hacer cambios transformadores para proteger el medio ambiente o soportar un sufrimiento incalculable – experto de derechos humanos de la ONU

Publicada en

Hacer cambios transformadores para proteger el medio ambiente o soportar un sufrimiento incalculable – experto de derechos humanos de la ONU

GINEBRA (4 de junio de 2020) – El Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos y el medio ambiente, David Boyd, dice que se requieren urgentemente acciones transformadoras para proteger el medio ambiente y los derechos humanos y atender las causas de la disrupción climática, la pérdida de la biodiversidad, la contaminación tóxica y las enfermedades zoonóticas. El Relator realizó la siguiente declaración en el contexto del Día mundial del medio ambiente, 5 de junio: 

“La pandemia por COVID-19 demuestra los impactos directos y severos de la degradación ambiental sobre el disfrute de una amplia gama de derechos humanos, incluyendo los derechos a la vida, a la salud, a la alimentación, al agua y a la cultura. Al menos 70% de las enfermedades infecciosas como COVID-19 están pasando de la vida salvaje a los seres humanos.

Necesitamos atender las causas de raíz de estos desastres ambientales interrelacionados y aprovechar esta oportunidad para lograr un futuro seguro justo y sostenible. Al entrar en la fase de recuperación, los Estados deberían implementar leyes y políticas públicas nuevas y en reformas de las existentes, así como en inversiones, con enfoque de derechos humanos. Tratar los síntomas de la crisis a través del cierre de fronteras, bloqueos y, ojalá, una vacuna pronto, es necesario, pero un enfoque preventivo salvaría millones de vidas y billones de dólares.

El Derecho a un medio ambiente seguro, limpio saludable y sostenible está legalmente reconocido en 156 Estados y debería estar reconocido globalmente por las Naciones Unidas tan pronto como sea posible. Si este derecho es respetado, protegido y cumplido, podría probar ser uno de los derechos humanos más importantes del siglo XXI.

Los planes de recuperación construidos con base en el cumplimiento de los derechos humanos, incluyendo el derecho a un medio ambiente sano, conllevan acciones concretas y políticas públicas dirigidas a lograr un clima estable, acceso a agua potable, aire limpio, agricultura saludable y sostenible, exposición reducida a sustancias tóxicas y ecosistemas y biodiversidad saludables. Terminar con la deforestación, regular rigurosamente el mercado de vida salvaje y monitorear de cerca los lugares donde las personas, la vida salvaje y los animales domésticos se mezclan, ayudará a prevenir futuras pandemias.

Poner el derecho al medio ambiente sano en el corazón de las transformaciones que se requieren ayudaría a atender la desigualdad y a asegurar la protección de todos los miembros de la sociedad, con un énfasis particular en las personas en situaciones vulnerables, que sufren más durante estas amenazas, como las mujeres, niños, niñas, personas que viven en la pobreza, pueblos indígenas y comunidades tradicionales, personas adultas mayores, personas con discapacidades, minorías y personas desplazadas.

Los Estados deberían aprovechar esta oportunidad única en la vida para transformar las sociedades actuales, injustas e insostenibles, y lograr un mejor mundo para todos y todas. Esto puede ser logrado a través de niveles sin precedentes de inversión para generar una transición justa hacia una economía circular, libre de desperdicio y baja en emisiones de carbono; crear millones de empleos en la restauración del ecosistema; construir infraestructura de salud, agua y saneamiento; crear programas fuertes y resilientes de protección social; y mejorar el acceso a la educación y las oportunidades económicas para niñas y mujeres.

Los billones de dólares que están siendo invertidos en la recuperación económica post-pandemia podrían dinamizar los esfuerzos para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030, que, de ser cumplidas, constituirían uno de los grandes logros de la historia humana.”

(*) El Día mundial del medio ambiente es el día de las Naciones Unidas para fomentar, alrededor el mundo, la conciencia y la acción para proteger el medio ambiente y se celebra desde 1974. Está organizado alrededor de un tema que atiende una preocupación medio ambiental particularmente apremiante. El tema para 2020 es la biodiversidad y es acogido por Colombia. Ver: https://www.worldenvironmentday.global/es

FIN

 

David R. Boyd (Canadá) fue nombrado Relator Especial sobre derechos humanos y medio ambiente para un período de tres años que comenzó el 1 de agosto de 2018. Es profesor asociado de derecho, política pública y sostenibilidad en la Universidad de British Columbia.

Los Relatores Especiales son parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo. Los titulares de mandatos de los Procedimientos Especiales son expertos independientes en derechos humanos nombrados por el Consejo de Derechos Humanos para abordar situaciones de países específicos o cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. No forman parte del personal de la ONU y son independientes de cualquier gobierno u organización. Actúan a título individual y no reciben un salario por su trabajo.

 

Para más Información y solicitudes de medios, favor de contactar a Viktoria Aberg (+41 22 917 9790, vaberg@ohchr.org), Bashar Jamal (+41 22 917 9126, bjamal@ohchr.org) o escribir a srenvironment@ohchr.org.

 

Para solicitudes de medios sobre otros expertos independientes de la ONU, favor de contactar a Renato de Souza (+41 22 928 9855 / rrosariodesouza@ohchr.org) y a John Newland (mediaconsultant2@ohchr.org)

 

Sigue en Twitter las noticias relacionadas con los expertos y expertas independientes de la ONU @UN_SPExperts.
 

¿Te preocupa el mundo en que vivimos?
Entonces defiende los derechos de los demás.
#Standup4humanrights
y visita la página 
//www.standup4humanrights.org

Covid19-Expertos Independientes

La moratoria de la deuda para los países afectados debe ir más allá de 2020, urge experta de la ONU

Publicada en

La moratoria de la deuda para los países afectados debe ir más allá de 2020, urge experta de la ONU

GINEBRA (14 de mayo de 2020) – La nueva Experta Independiente sobre la deuda externa y los derechos humanos, Yuefen Li, hizo hoy un llamado a las instituciones financieras internacionales, el G20 y los acreedores privados para extender la moratoria de la deuda por seis meses que han anunciado para los países de bajo ingreso o afectados por la deuda hasta al menos la mitad del próximo año.

La pandemia por COVID-19 ha expuesto ampliamente la vulnerabilidad de muchos países en desarrollo ante la deuda. “Incluso antes de la pandemia, 40% de los países de bajo ingreso estaban batallando para pagar su deuda. Hoy, para contener la diseminación del coronavirus y mantener la economía a flote, los países en desarrollo necesitarían más de $2.5 billones de dólares estadounidenses, de acuerdo con estimaciones del FMI y de la ONU,” dijo Li.

Las medidas especiales del FMI y el G20 para el alivio del pago de la deuda fueron bienvenidas por la experta. “Sin embargo,” dijo, “una moratoria de seis meses es demasiado corta para genuinamente asistir a los países abrumados por la deuda para contener la COVID-19. La evolución de la pandemia parece ser muy difícil de predecir, hay posibles nuevos brotes y los efectos en las economías, el desempleo, las desigualdades y la pobreza van más allá de 2020.”

“Hago un llamado al FMI, a los países del G20 y a los bancos regionales de desarrollo, así como a los acreedores privados, para extender las actuales paralizaciones de la deuda para estos países más allá de diciembre de 2020 hasta al menos junio de 2021,” dijo Li.

Hizo un llamado a las instituciones financieras internacionales y regionales, así como a los acreedores privados, para considerar sus acciones cuidadosamente y a la luz de sus propias obligaciones de derechos humanos, así como a aquellos deudores para incrementar el acceso a servicios adecuados de salud, agua, saneamiento y vivienda, y protección social para luchar contra la pandemia.

“Es crucial que esta extensión se decida ahora para proveer mayor certeza al mercado financiero, abrir espacio de alivio para los países afectados por la deuda y permitirles usar el máximo de sus recursos disponibles para salvar vidas y promover los derechos económicos, sociales y culturales hasta que la pandemia sea contenida y una cura sea encontrada,” dijo la Experta Independiente.

FIN

La Sra. Yuefen Li (China) es la nueva Experta Independiente sobre las consecuencias de la deuda externa y las obligaciones financieras internacionales conexas de los Estados para el pleno goce de todos los derechos humanos, sobre todo los derechos económicos, sociales y culturales.

Antes de unirse a la ONU en 1990, la Sra. Li fue profesora en la Universidad de Negocios Internacionales y Economía en Beijing, China. En la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), asumió varias posiciones de alto nivel y lideró el trabajo financiero de la UNCTAD sobre la deuda y el desarrollo. También administró varios proyectos incluyendo sobre Préstamos soberanos y globalización. La Sra. Li ha sido profesora invitada en varias universidades, incluyendo a la Universidad de Tsinghua en China. Es actualmente asesora senior en la Cooperación Sur-Sur y el Desarrollo Financiero en el Centro Sur.

Los Expertos independientes son parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo. Los titulares de mandatos de los Procedimientos Especiales son expertos independientes en derechos humanos nombrados por el Consejo de Derechos Humanos para abordar situaciones de países específicos o cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. No forman parte del personal de la ONU y son independientes de cualquier gobierno u organización. Actúan a título individual y no reciben un salario por su trabajo.

Sigue el trabajo de los expertos independientes en Twitter: @IEfinanceHRs

Para más información y solicitudes de medios, favor de contactar con la Sra. Frédérique Bourque (fbourque@ohchr.org) o al Sr. Bahram Ghazi (bghazi@ohchr.org).

Para solicitudes de prensa relacionadas con otros expertos o expertas independientes de la ONU, favor de contactar con Xabier Celaya (+41 22 917 9445 / xcelaya@ohchr.org).

Sigue en Twitter las noticias relacionadas con los expertos y expertas independientes de la ONU @UN_SPExperts.

¿Te preocupa el mundo en que vivimos?
Entonces defiende los derechos de los demás.
#Standup4humanrights
y visita la página //www.standup4humanrights.org

Covid19-Expertos Independientes

COVID-19: Los gobiernos deben proteger los derechos de los migrantes durante la pandemia y después de ella, instan expertos de las Naciones Unidas

Publicada en

COVID-19: Los gobiernos deben proteger los derechos de los migrantes durante la pandemia y después de ella, instan expertos de las Naciones Unidas

GINEBRA (26 de mayo de 2020) – Expertos en derechos humanos de la ONU hicieron hoy un llamamiento a los Estados para que protejan los derechos de los migrantes y sus familias, independientemente de su situación migratoria, durante y después de la pandemia del COVID-19.

“Los derechos laborales de los trabajadores migrantes en todo el mundo, especialmente los de los migrantes que trabajan en sectores esenciales, deben ser garantizados y se deben tomar medidas para proteger su salud”, dijeron Can Ünver, quien preside el Comité de las Naciones Unidas sobre los Trabajadores Migrantes, y Felipe González Morales, el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos de los migrantes.

“Miles de migrantes se encuentran actualmente varados en las fronteras en todo el mundo, en Asia, África, América o en el mar a orillas de Europa”, dijeron los expertos, anunciando

En sus 17 Directrices para los gobiernos, los expertos instan a que los Estados garanticen los derechos y la continuidad de los procedimientos para las personas que necesitan protección internacional, incluido el acceso a sus territorios, e instan a que continúen las operaciones de búsqueda y rescate de las personas que se encuentran en peligro en el mar.

“Los gobiernos deben garantizar el acceso a los servicios sociales a los migrantes y sus familias, que en algunos países presentan los niveles más altos de contagios y muertes por COVID-19”, dijeron. “Los migrantes que se encuentran en situación irregular o indocumentados se enfrentan a una vulnerabilidad aún mayor. Trabajan en empleos inestables – generalmente sin prestaciones ni derecho a prestaciones de desempleo – y en algunos casos han quedado fuera de las medidas de asistencia social aplicadas por los Estados, a pesar de sus importantes contribuciones económicas a la sociedad. En este contexto, hacemos un llamamiento a los gobiernos para que promuevan la regularización de los migrantes en situación irregular”.

El Comité de las Naciones Unidas y el Relator Especial pidieron a los gobiernos de todo el mundo “que integren a los trabajadores migrantes en los planes y políticas nacionales de prevención y respuesta al COVID-19, atendiendo a cuestiones de género, edad y diversidad, y respetando su derecho a la salud”.

En su Nota de Orientación, los expertos también instan a los Estados a que incluyan a los migrantes y sus familias en las políticas de recuperación económica, teniendo en cuenta la necesidad de recuperar los flujos de remesas.

“Queremos alertar al mundo de que el impacto de la pandemia del COVID-19 en la capacidad de los migrantes para trabajar ya ha provocado una caída global de las remesas enviadas a sus familias en sus países de origen, cuya supervivencia depende de ellas, así como a los países en los que las remesas son una de las principales fuentes de ingresos de sus economías. Las familias están literalmente luchando por su propia supervivencia.”

“Los gobiernos deben aplicar mecanismos para revisar el uso de la detención de inmigrantes con miras a reducir su población al nivel más bajo posible y liberar inmediatamente a las familias con niños y a los niños no acompañados o separados de los centros de detención de inmigrantes a alternativas no privativas de la libertad y basadas en la comunidad con pleno acceso a los derechos y servicios”, dijeron los expertos.

“Los gobiernos también deben considerar la suspensión temporal de las deportaciones o los regresos forzosos durante la pandemia”, dijeron, señalando que un número considerable de migrantes han sido deportados o devueltos de diferentes países portadores de la enfermedad COVID-19.

FIN

Los expertos: El Comité de Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares (CMW) es el órgano de 14 expertos independientes que supervisa la aplicación de la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares por sus Estados Partes. Celebró su primer período de sesiones en marzo de 2004.

 El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas nombró al Sr. Felipe González Morales (Chile) Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes en junio de 2017, por un período inicial de tres años. Como Relator Especial, es independiente de cualquier gobierno u organización y actúa a título individual. Es profesor de derecho internacional en la Universidad Diego Portales, en Santiago de Chile, donde también es director de un programa de maestría en derecho internacional de los derechos humanos.

Para obtener más información y solicitudes de los medios de comunicación, sírvanse ponerse en contacto con Idrissa Kane, Secretario del Comité CMW (+41 22 917 92 73 / ikane@ohchr.org) y Nikolaus Schultz (+41 22 917 92 28 / nschultz@ohchr.org) o Yiyao Zhang (+41 22 917 85 94 / yzhang@ohchr.org) y Renate Bucher (+41 22 917 94 70 / rbucher@ohchr.org).

 Para consultas de los medios de comunicación relacionadas con otros expertos independientes de la ONU, por favor contacte con Jeremy Laurence (+ 41 79 444 7578 / laurence@ohchr.org) y John Newland (mediaconsultant2@ohchr.org).

Siga las noticias relacionadas con los expertos independientes en derechos humanos de la ONU en Twitter: @UN_SPExperts.

Covid19-Expertos Independientes

«Todo trabajador es esencial y debe protegerse de COVID-19, pase lo que pase» – afirman expertos de la ONU

Publicada en

"Todo trabajador es esencial y debe protegerse de COVID-19, pase lo que pase" – afirman expertos de la ONU

GINEBRA (18 de mayo de 2020) – A medida que los países comienzan a aliviar las recientes restricciones establecidas por la pandemia de coronavirus, un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU insta a los gobiernos y las empresas a garantizar que todos los trabajadores estén protegidos contra la exposición la COVID-19.

“Ningún trabajador es prescindible. Cada trabajador es esencial, sin importar qué categoría les apliquen los Estados o las empresas. Todo trabajador tiene derecho a estar protegido de la exposición a riesgos en el lugar de trabajo, incluido el coronavirus.

Nos preocupa la cantidad de trabajadores de primera línea que no han recibido protección adecuada durante los períodos pico de contagio en varios países y sectores económicos. A medida que los gobiernos continúan reduciendo las restricciones y los trabajadores comienzan a regresar al trabajo, instamos a todos los Estados y empresas a garantizar que se adopten las medidas preventivas y precautorias para proteger a todos los trabajadores.

También estamos profundamente preocupados por el riesgo desproporcionado al que se exponen los trabajadores de bajos ingresos, las minorías, los migrantes, las personas mayores y aquellos con condiciones de salud preexistentes, las mujeres, así como el sector informal y profesionales independientes.

Instamos a los Estados y las empresas a que trabajen con los sindicatos y otros representantes de los trabajadores para ayudar a garantizar que existan las medidas de salvaguarda necesarias.

Tras nuestro llamado a la Conferencia Internacional del Trabajo en 2019, acogemos con beneplácito las discusiones en curso sobre la inclusión del derecho a un trabajo seguro y saludable como un derecho y principio fundamental de la Organización Internacional del Trabajo. Sin embargo, la OIT ya debería haber reconocido el trabajo seguro y saludable, es por ello que instamos al órgano rector de la Organización a reconocer este derecho sin más demora, junto con otros derechos humanos internacionalmente reconocidos.

Forzar a los trabajadores vulnerables con pocas opciones a soportar condiciones que los ponen en riesgo, incluso desmantelando los derechos laborales previamente establecidos, puede constituir una forma de trabajo forzado, según la OIT.

Expresamos nuestro respeto y admiración a los trabajadores en la primera línea de esta pandemia, brindando atención médica, alimentos, agua, saneamiento y otros bienes y servicios necesarios, y nuestras condolencias a las familias de quienes han perdido seres queridos en dicho servicio.

 

Nuestro mensaje de hoy es simple, pero crucial: cada trabajador debe estar protegido, pase lo que pase”.

NOTA:

La resolución del Consejo de Derechos Humanos de septiembre de 2019 insta a los Estados y las empresas a proteger mejor a los trabajadores contra las sustancias peligrosas y alienta la implementación de un conjunto de principios a este respecto.

Durante el centenario de la OIT en 2019, los expertos en derechos humanos de la ONU instaron a la OIT a reconocer el trabajo seguro y saludable como uno de sus derechos y principios fundamentales, junto con otros derechos humanos internacionalmente aceptados.

 

 

Covid19-Expertos Independientes

“COVID-19 está devastando a las comunidades indígenas del mundo y no sólo se trata de la salud” – advierte experto de la ONU

Publicada en

“COVID-19 está devastando a las comunidades indígenas del mundo y no sólo se trata de la salud” – advierte experto de la ONU

GINEBRA (18 de mayo de 2020) – El nuevo Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, José Francisco Cali Tzay, expresó hoy su grave preocupación por el devastador impacto que la pandemia de la COVID-19 está teniendo en los pueblos indígenas, más allá de la amenaza para la salud.

“Cada día recibo más informes de todos los rincones del mundo sobre cómo las comunidades indígenas se ven afectadas por la pandemia de la COVID-19 y me preocupa profundamente ver que no siempre se trata de cuestiones de salud.

Los estados de emergencia están exacerbando la marginalización de las comunidades indígenas y, en las situaciones más extremas, se está produciendo una militarización de sus territorios.

Se está negando a los pueblos indígenas su libertad de expresión y asociación, mientras que los intereses empresariales están invadiendo y destruyendo sus tierras, territorios y recursos.

En algunos países se están suspendiendo abruptamente las consultas con los pueblos indígenas y también las evaluaciones de impacto ambiental para forzar la ejecución de megaproyectos relacionados con la agroindustria, la minería, las represas y la infraestructura.

Los pueblos indígenas que pierden sus tierras y medios de vida se ven empujados a una mayor pobreza, a tasas más elevadas de malnutrición, a la falta de acceso al agua potable y al saneamiento, así como a la exclusión de los servicios médicos, lo que a su vez los hace particularmente vulnerables a la enfermedad.

Pero frente a esas amenazas y en medio de ellas, las comunidades indígenas que han logrado resistir mejor la pandemia de la COVID-19 son las que han logrado la autonomía y el autogobierno, lo que les permite gestionar sus tierras, territorios y recursos, y garantizar la seguridad alimentaria mediante sus cultivos tradicionales y su medicina tradicional.

Ahora más que nunca, los gobiernos de todo el mundo deben apoyar a los pueblos indígenas para que apliquen sus propios planes de protección de sus comunidades y participen en la elaboración de iniciativas nacionales para garantizar que éstas no los discriminen. 

Los Estados deben velar por que los pueblos indígenas tengan acceso a la información sobre la COVID-19 en sus idiomas y es necesario adoptar medidas especiales urgentes para garantizar la disponibilidad y el acceso a servicios médicos culturalmente apropiados. El hecho de que las instalaciones de salud pública sean a menudo escasas en las comunidades indígenas constituye un gran desafío.

Los derechos al desarrollo, la libre determinación y las tierras, territorios y recursos deben garantizarse para que los pueblos indígenas puedan gestionar estos tiempos de crisis y promover los objetivos mundiales de desarrollo sostenible y protección del medio ambiente. 

La pandemia nos está enseñando que tenemos que cambiar: tenemos que valorar lo colectivo por encima de lo individual y construir sociedades inclusivas que respeten y protejan a todos. No se trata sólo de proteger nuestra salud”.

 

FIN

 

El Sr. José Francisco CALÍ TZAY (Guatemala) es el nuevo Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas. Es maya kaqchikel de Guatemala, con experiencia en la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, tanto en Guatemala como a nivel de las Naciones Unidas y la OEA. El Sr. Calí Tzay fue fundador y miembro de diferentes organizaciones indígenas de Guatemala y el Embajador de Guatemala en la República Federal de Alemania. Fue Director de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala; miembro de la Comisión Presidencial contra la Discriminación y el Racismo contra los Pueblos Indígenas de Guatemala (CODISRA) y Presidente del Programa Nacional de Reparación a las Víctimas del Conflicto Armado Interno. El Sr. Cali Tzay fue Presidente del Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, órgano creado en virtud de un tratado, del que fue elegido por cuatro períodos consecutivos de cuatro años cada uno.

Los Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y vigilancia del Consejo que se ocupan de situaciones de países concretos o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual.

Para obtener más información y solicitudes de prensa, póngase en contacto con Christine Evans (+41 22 917 9197 / cevans@ohchr.org), Claire Morclette (+41 22 928 94 37 / cmorclette@ohchr.org) o escriba a indigenous@ohchr.org

Para consultas de prensa relacionadas con otros expertos independientes de la ONU, por favor contacte con Xabier Celaya (+ 41 22 917 9445 / xcelaya@ohchr.org)

 

Siga las noticias relacionadas con los expertos independientes en derechos humanos de la ONU en Twitter: @UN_SPExperts.