Comunicados de la Alta Comisionada

Día Internacional de los Pueblos Indígenas Mensaje de Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas 9 de agosto de 2020

Publicada en

Día Internacional de los Pueblos Indígenas Mensaje de Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas 9 de agosto de 2020

El COVID 19 representa una amenaza crítica para los pueblos indígenas, en una época donde también luchan contra afectaciones ambientales producidas por el ser humano además de depredación económica.

En casi la totalidad los 90 países donde se encuentran estos pueblos, frecuentemente en lugares remotos, muchas comunidades indígenas tienen un acceso inadecuado a servicios de salud, agua potable y saneamiento básico. Su estilo de vida comunitario puede incrementar la probabilidad de contagio aunque  en todo el mundo hemos visto ejemplos inspiradores de cómo las comunidades indígenas han tomado medidas basadas en su fuerte organización interna para limitar la propagación del virus y reducir sus impactos. Aquellos que viven en áreas urbanas sufren usualmente de pobreza multidimensional y estas afectaciones se agravan por la severa discriminación – incluyendo en el contexto de acceso a la salud.

Hasta la fecha en las Américas, más de 70,000 personas indígenas has sido contagiados por el COVID-19. Entre estos se incluyen al menos 23,000 miembros de 190 pueblos indígenas en la cuenca del Amazonas. Más de 1,000 muertes se han registrado incluyendo varios adultos mayores que guardan un profundo conocimiento de tradiciones ancestrales. Los fallecimientos incluyen la trágica defunción del Jefe Aritana del pueblo Yawalapiti esta semana en Brasil.

En esta vasta región que se expande por Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y la Guyana Francesa, 420 o más pueblos indígenas viven en tierras que están siendo  dañados y contaminados de manera incrementada por la minería ilegal, la explotación forestal, la agricultura de tala y quema. A pesar de regulaciones que restringen el movimiento y actividades económicas, muchas de estas actividades económicas ilegales han continuado en los meses recientes, junto con los movimientos de los misioneros religiosos que también exponen a las comunidades a un alto riesgo de infección.

Los pueblos indígenas que viven en aislamiento voluntario de las sociedades modernas – o que se encuentran en las etapas iniciales de contacto – pueden tener una inmunidad particularmente baja a la infección viral, lo que crea riesgos especialmente agudos. Las comunidades y pueblos que han sido expulsados de sus tierras también son muy vulnerables, particularmente los que viven en territorios transfronterizos.

En junio mi Oficina publicó una Nota de Orientación sobre los derechos humanos de los pueblos indígenas en el contexto del COVID-19. Este documento destaca prácticas prometedoras adoptadas por varios países – muchas en consulta cercana a los pueblos indígenas – y enfatiza recomendaciones prácticas con impactos inmediatos y a largo plazo en la salud.

En general, la pandemia hace evidente la importancia de garantizar que los pueblos indígenas puedan ejercer sus derechos de autonomía y de autodeterminación. Ellos siempre deben ser consultados, y deben poder participar en la formulación e implementación de políticas públicas que les afecten, por medio de sus entidades representativas, líderes y autoridades tradicionales.

Se trata de salvar vidas y proteger las preciosas redes de cultura, lenguaje y conocimiento tradicional que nos conecta con nuestras raíces profundas de la humanidad.

En este día internacional de los pueblos indígenas, mi Oficina se compromete a trabajar con pueblos indígenas, la OMS, los Equipos de País de Naciones Unidas, los mecanismos de derechos humanos, y los Estados, para ayudar a apoyar una mejor protección de sus derechos humanos fundamentales.

oacnudh en el mundo

Experto de la ONU: Acelerar los esfuerzos para realizar los derechos humanos al agua y al saneamiento

Publicada en

Experto de la ONU: Acelerar los esfuerzos para realizar los derechos humanos al agua y al saneamiento

GINEBRA (27 de julio de 2020) – Diez años después de la que la ONU reconociera explícitamente el agua y el saneamiento como derechos humanos, miles de millones de personas todavía carecen de agua potable y de saneamiento, advirtió el Experto de la ONU.

“La pandemia de coronavirus nos ha enseñado que dejar atrás a las personas que más necesitan los servicios de agua y de saneamiento puede conducir a una tragedia humanitaria,” dijo Léo Heller, el Relator Especial sobre los derechos humanos al agua y al saneamiento. “Durante los próximos 10 años, los derechos humanos al agua y al saneamiento deben ser una prioridad si queremos construir sociedades justas y humanas.”

El Relator ha publicado una declaración sobre el aniversario de adopción, el 28 de julio de 2010, de la resolución 64/292 de la Asamblea General. Desde entonces, 193 Estados se han comprometido a garantizar el acceso al agua potable y al saneamiento para todas las personas. Han reafirmado explícitamente su compromiso con los derechos humanos al agua y al saneamiento en la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, cuyos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son un llamado universal para acabar con la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas futuras de todas las personas.

“El vaso está medio vació y también está medio lleno. Los progresos realizados desde 2010 pueden mostrar un ritmo lento de realización de los derechos humanos al agua y al saneamiento, pero, de hecho, la resolución de la Asamblea General de la ONU, como un punto de inicio, ha inspirado iniciativas y varios avances creativos” dijo Léo Heller.

Aunque se ha logrado mucho en los últimos 10 años, Heller indicó que los países no parecen estar listos para lograr los objetivos relativos al agua, el saneamiento y la higiene para 2030. Una de cada tres personas sigue sin poder acceder al agua potable y más de la mitad de la población mundial carece de acceso a un saneamiento seguro. Unos tres mil millones de personas no disponen de instalaciones básicas para el lavado de manos con jabón y agua, y más de 673 millones de personas todavía practican la defecación al aire libre. Esta situación inaceptable causa 432,000 muertes debidas a la diarrea cada año.

“Los compromisos de la Agenda 2030 son un incentivo para que “nadie se quede atrás”, pero esto no será suficiente si los países enfocan las metas y los objetivos de manera puramente cuantitativa, dejando de lado los derechos humanos al agua y al saneamiento.”

FIN

El Sr. Léo Heller (Brasil) es el Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos al agua potable y el saneamiento, nombrado en noviembre de 2014. Actualmente, el Sr. Heller es investigador de la Fundación Oswaldo Cruz de Brasil y trabajó anteriormente como Profesor del Departamento de Ingeniería Sanitaria y Ambiental de la Universidad Federal de Minas Gerais, en Brasil entre 1990 y 2014. Para marcar los 10 años de los derechos humanos al agua y al saneamiento, ha organizado una campaña de un año para tender puentes entre los aspectos conceptuales y teóricos des los derechos humanos al agua y al saneamiento y sus aplicaciones prácticas en el terreno.

Los Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y supervisión del Consejo que se ocupan de situaciones de países específicos o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual.

Para más información y solicitudes de los medios de comunicación, por favor contacte con Ahreum Lee (ahreumlee@ohchr.org/+41 22 917 9391) o Patricia Varela (+41 22 928 9234/ pvarela@ohchr.org )

Para consultas de los medios de comunicación sobre otros expertos independientes de la ONU, por favor contacte con Renato de Souza (+41 22 928 9855 / rrosariodesouza@ohchr.org) y Kitty McKinsey (kmckinsey@ohchr.org)

Siga las noticias relacionadas con los expertos independientes en derechos humanos de la ONU en Twitter @UN_SPExperts.

¿Preocupado por el mundo en el que vivimos?
Entonces, hoy en día, levántate para defender los derechos de alguien.
#Standup4humanrights
y visite la página web en http://www.standup4humanrights.org

 

OACNUDH en Honduras

OACNUDH condena la desaparición forzada de Alberth Sneider Centeno, Presidente del Patronato de la comunidad Garífuna de El Triunfo de la Cruz, y de tres personas más pertenecientes a la comunidad.

Publicada en

OACNUDH condena la desaparición forzada de Alberth Sneider Centeno, Presidente del Patronato de la comunidad Garífuna de El Triunfo de la Cruz, y de tres personas más pertenecientes a la comunidad.

TEGUCIGALPA (19 de julio de 2020) – La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras (OACNUDH) condena la desaparición forzada del defensor de los derechos del pueblo Garífuna Alberth Sneider Centeno, Presidente del Patronato de la comunidad del Triunfo de la Cruz y miembro activo de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH) y de tres personas más pertenecientes a la comunidad Triunfo de la Cruz.

De acuerdo con denuncia que hizo la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH) a OACNUDH y el comunicado del patronato de la comunidad de El Triunfo de la Cruz, el sábado 18 de julio un grupo de hombres fuertemente armados que portaban uniformes con las siglas de la Dirección Policial de Investigación (DPI), irrumpieron en la casa de habitación de Sneider Centeno a quien se llevaron con rumbo desconocido. A continuación, el grupo armado procedió a aprehender ilegalmente a otras tres personas que se encontraban en distintos lugares dentro de la comunidad. Se desconoce el paradero de todas las personas.

Sneider Centeno desempeñó un liderazgo activo durante el proceso y posterior implementación de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos del año 2015 a favor de la comunidad Garífuna Triunfo de la Cruz. En dicha sentencia, la Corte ordenó al Estado de Honduras proceder a demarcar las tierras sobre las cuales ha sido otorgada la propiedad colectiva a la comunidad en dominio pleno y en garantía de ocupación. A la fecha, la implementación de dicha sentencia por parte del Estado de Honduras continúa presentando retos y desafíos.

OACNUDH ha sido informada que los hechos están siendo investigados por la Dirección Policial de Investigación y la fiscalía de la ciudad de Tela. OACNUDH considera importante que las autoridades incluyan dentro de sus líneas de investigación la labor de defensores de derechos humanos que las cuatro personas desempeñan en su comunidad.

OACNUDH hace un llamado al Estado de Honduras a que proceda a la pronta ubicación y liberación de las cuatro personas y que las investigaciones iniciadas avancen de manera pronta, independiente e imparcial permitiendo el esclarecimiento inequívoco de los hechos y se proceda a la efectiva persecución y sanción de los autores. OACNUDH insta al Estado a que en la investigación participe de forma activa la unidad especializada de la Agencia Técnica de Investigación Criminal, la Fiscalía Especial para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y la Fiscalía Especial de Etnías y Patrimonio Cultural.

OACNUDH ha dado seguimiento a la situación de los derechos del pueblo garífuna y observa con preocupación diferentes casos de agresiones y muertes violentas de miembros de la comunidad garífuna, siendo el último el caso del señor Antonio Bernárdez líder de la comunidad de Punta Piedra, quién fue encontrado sin vida el pasado 21 de junio tras seis días desaparecido. De septiembre de 2019 a la fecha OACNUDH ha registrado cinco muertes violentas de miembros del pueblo garífuna. Por ello, OACNUDH insta al Estado a adoptar las medidas necesarias para el respeto, protección y garantía de los derechos humanos del pueblo garífuna y de manera especial, de las comunidades Triunfo de la Cruz y Punta Piedra.

OACNUDH transmite su solidaridad a las familias de las cuatro personas desaparecidas, así como también a la Comunidad garífuna Triunfo de la Cruz y a la Organización Fraternal Negra de Honduras.

FIN

oacnudh en el mundo

Las nuevas tecnologías digitales afianzan la desigualdad racial, advierte experta de la ONU

Publicada en

Las nuevas tecnologías digitales afianzan la desigualdad racial, advierte experta de la ONU

GINEBRA (15 de julio de 2020) – Las nuevas tecnologías digitales impulsadas por grandes datos e inteligencia artificial están afianzando la desigualdad racial, la discriminación y la intolerancia, dijo hoy una experta en derechos humanos de las Naciones Unidas, pidiendo justicia y reparaciones para las personas y comunidades afectadas.

Incluso cuando los desarrolladores y usuarios de tecnología no tienen la intención de que ésta discrimine, a menudo lo hace de todas formas, dijo Tendayi Achiume, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el racismo, al presentar un informe sobre las tecnologías digitales emergentes y la discriminación racial ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

«La tecnología no es neutral u objetiva», dijo al Consejo. «Está fundamentalmente conformada por las desigualdades raciales, étnicas, de género y de otro tipo que prevalecen en la sociedad, y típicamente empeora estas desigualdades. Da lugar a la discriminación y al trato desigual en todos los ámbitos de la vida, desde la educación y el empleo hasta la atención médica y la justicia penal».

El problema no es simplemente el racismo, la xenofobia y la intolerancia extremas, dijo la experta independiente. «Va más allá de eso. Corporaciones como Facebook tienen modelos económicos y de negocios que significan que se benefician activamente de la desinformación, la discriminación y la intolerancia». Además, dijo, muchos gobiernos han adoptado algoritmos «que discriminan estructuralmente a los grupos marginados».

Achiume pidió un mayor escrutinio del diseño de la tecnología digital, reparaciones para los afectados por el racismo arraigado y la posible prohibición de algunas tecnologías.

«Las muertes de George Floyd y de otros muchos han provocado un levantamiento transnacional contra el racismo sistémico en la aplicación de la ley», dijo. «Parte de la respuesta de los derechos humanos debe incluir un mayor escrutinio de la forma en que el diseño y el uso de las tecnologías digitales está afianzando aún más este racismo sistémico».

Observando que la pandemia de COVID-19 ha golpeado más duramente a las minorías raciales y étnicas, también advirtió que la tecnología que se está utilizando para combatir la propagación de la enfermedad «es del mismo tipo que se ha utilizado para excluir a estas comunidades del pleno disfrute de sus derechos humanos en el pasado».

«Las obligaciones de los Estados de prevenir y eliminar la discriminación racial en el diseño y la utilización de estas tecnologías requieren que se incluya a las minorías raciales y étnicas en el proceso de adopción de decisiones de la industria de manera no simbólica. Sus obligaciones también les exigen que ordenen evaluaciones sobre las repercusiones en los derechos humanos que incluyan el énfasis en la igualdad y la no discriminación. Los Estados también deben proporcionar toda la gama de recursos efectivos para aquellos contra quienes las tecnologías digitales emergentes han discriminado racialmente. Ello incluye la rendición de cuentas por la discriminación racial y la reparación a las personas y comunidades afectadas. Como demuestran las recientes medidas para prohibir las tecnologías de reconocimiento facial en algunas partes del mundo, en algunos casos el efecto discriminatorio de las tecnologías digitales exigirá su prohibición absoluta».

Su informe incluye recomendaciones concretas para aplicar las protecciones de los derechos humanos contra la discriminación racial en el diseño y la utilización de las tecnologías digitales.

FIN

La Sra. Tendayi Achiume (Zambia) fue nombrada por el Consejo de Derechos Humanos como Relatora Especial sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia en septiembre de 2017. La Relatora Especial Achiume es profesora de derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA). También es investigadora asociada del Centro Africano para la Migración y la Sociedad de la Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica.

Los Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Constituyendo el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, los Procedimientos Especiales son el nombre general de los mecanismos independientes de determinación de hechos y vigilancia del Consejo que se ocupan de situaciones de países concretos o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual.

Para más información y consultas de prensa, por favor contacte con

En Ginebra: Sra. Kellie-Shandra Ognimba (kognimba@ohchr.org /+41 22 917 9645), o la Sra. Minkyong Kim (mkim@ohchr.org / +41 22 917 8876); o escribir a racism@ohchr.org

Para consultas de los medios de comunicación sobre otros expertos independientes de la ONU, por favor contacte con Renato de Souza (+41 22 928 9855 / rrosariodesouza@ohchr.org) y John Newland (mediaconsultan@ohchr.org)

Siga las noticias relacionadas con los expertos independientes en derechos humanos de la ONU en Twitter @UN_SPExperts.

oacnudh en el mundo

Se necesitan medidas urgentes para poner fin a la pandemia de violencia de género, dicen expertas en derechos de la mujer

Publicada en

Se necesitan medidas urgentes para poner fin a la pandemia de violencia de género, dicen expertas en derechos de la mujer

GINEBRA (14 de julio de 2020) – La pandemia de COVID-19 ha desencadenado una pandemia de violencia de género y de discriminación contra la mujer que requiere una acción urgente, dicen las expertas de la ONU y de sistemas regionales sobre la violencia contra la mujer y los derechos de la mujer.

A medida que los países imponían cierres para luchar contra la pandemia de salud, el mundo presenció “aumentos dramáticos en los casos de violencia doméstica, incluida la violencia por parte de parejas íntimas, la violencia sexual y el femicidio”, dijeron hoy las siete expertas* en una declaración conjunta. “Se deben tomar medidas urgentes para combatir esta pandemia dentro de una pandemia”.

“La respuesta mundial a la pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve las deficiencias existentes y una discriminación de género profundamente arraigada”, dijeron. “La disminución de las intervenciones policiales y el cierre de los tribunales, los refugios y los servicios esenciales para las víctimas han envalentonado a los perpetradores y agravado los riesgos que enfrentan las mujeres y las niñas”.

También dijeron que las restricciones a la prestación de servicios de salud y salud reproductiva, el aumento de las responsabilidades domésticas y de atención no remunerada, y la carga de atender a las necesidades básicas de la vida familiar estaban aumentando el impacto negativo en el bienestar físico y mental de las mujeres en todo el mundo.

“El cierre de las escuelas plantea un problema adicional, ya que millones de niñas se quedan en casa, lo que aumenta el riesgo de explotación sexual, embarazos precoces, violaciones, matrimonios precoces, matrimonios forzados y mutilación genital femenina”, dijeron. 

“Mientras el mundo lucha por contener la pandemia de COVID-19, pedimos a todos los Estados que aprovechen la oportunidad de ‘reconstruir mejor’ reforzando y ampliando los esfuerzos que ya han realizado para promover y proteger los derechos de la mujer en todas las esferas de la vida”, dijeron las expertas.

FIN

* Dubravka Šimonovic, Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias; Hilary Gbedemah Presidenta del Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer; Elizabeth Broderick, Presidenta del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica; Marceline Naudi, Presidenta del Grupo de Expertos sobre la acción contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica del Consejo de Europa (GREVIO); Margarette May Macaulay, Relatora para los Derechos de la Mujer de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; Lucy Asuagbor, Relatora Especial sobre los Derechos de la Mujer en África; y Tatiana Rein Venegas, Presidenta del Comité de Expertos del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará.

Los Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes del sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y vigilancia del Consejo que se ocupan de situaciones de países concretos o de cuestiones temáticas en todas las partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y prestan servicios a título individual.

Para obtener más información y preguntas de los medios de comunicación, póngase en contacto con el mandato de la Relatora Especial de la ONU sobre la violencia contra la mujer: Orlagh McCann (+41 22 917 7900/ omccann@ohchr.org ) o Renata Preturlan (+41 22 928 92 54 / rpreturlan@ohchr.org ), o escriba a vaw@ohchr.org 

Para consultas de los medios de comunicación sobre otros expertos independientes de la ONU, por favor contacte con Renato de Souza (+41 22 928 98 55 / rrosariodesouza@ohchr.org) y John Newland (mediaconsultant2@ohchr.org)

Siga las noticias relacionadas con los expertos independientes en derechos humanos de la ONU en Twitter @UN_SPExperts.